La ministra quiere una asignatura de Religión sin valor académico | BURGOSconecta

La ministra quiere una asignatura de Religión sin valor académico

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, durante una rueda de prensa. /Zipi (Efe)
La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, durante una rueda de prensa. / Zipi (Efe)

La reforma de la Lomce que pretende impulsar recuperará también Valores Cívicos y Éticos como materia obligatoria

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

 La ministra de Educación indicó hoy que su departamento prepara una reforma de la Lomce para derogar varios de los aspectos más polémicos de la norma educativa aprobada en 2013 con los únicos votos del PP que volverá a dejar la asignatura de Religión sin valor académico.

Isabel Celaá explicó que si la reforma que estudian cuenta con mayoría en el Congreso para salir adelante la Religión será una materia optativa que podrán cursar los alumnos que así lo deseen, que será «evaluable», pero cuya calificación no tendrá trascendencia académica alguna. No contará para la nota media del curso o del ciclo, ni se tendrá en cuenta en la calificación de acceso a la universidad, ni computará a la hora de solicitar becas o ayudas, ni en el proceso de selección para ingresar en un centro educativo.

En definitiva, se volvería a lo dispuesto por la LOE socialista y derogaría lo previsto en la Lomce, que la convirtió en una asignatura más a todos los efectos académicos y le colocó como materia alternativa Valores Éticos (Valores Sociales y Cívicos, en Primaria).

La aplicación de la Lomce en las enseñanzas medias, a partir de 2015, disparó el número de alumnos matriculados en Religión en los centros públicos, que la vieron como una buena opción para subir la nota media. Por primera vez en trece años, desde 2002, se cortó el constante descenso de estudiantes de esta materia en colegios e institutos públicos y subió el porcentaje de inscritos, que pasó del 52% al 53%. En la Educación Secundaria Obligatoria el cambio fue notable, al subir los matriculados un 38,7%, pero lo llamativo se produjo en Bachillerato, donde los alumnos de Religión casi se duplicaron, al pasar de 67.807 a 129.639 con la reforma.

Celaá también adelantó que los cambios que propondrá establecerán como asignatura obligatoria Valores Cívicos y Éticos, una materia que recuerda a la Educación para la Ciudadanía que suprimió la Lomce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos