Grito unánime en España contra la violencia machista: «Ni una menos»

Grito unánime en España contra la violencia machista: «Ni una menos»
efe

La jornada se tiño de luto por el asesinato de una mujer senegalesa en Monzón (Huesca)

EFE

«Ni una menos» ha sido el grito unánime que se ha escuchado este domingo por toda la geografía española para exigir el fin de la violencia machista y del rearme de la violencia patriarcal en las multitudinarias manifestaciones que se han sucedido en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Una jornada que se tiñe de negro con un nuevo crimen machista: una mujer senegalesa de 44 años y madre de dos hijos, vecina de Monzón (Huesca), ha sido asesinada, al parecer por su expareja, que ya ha sido detenido.

Esta última víctima eleva a 45 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que va de 2018, un año en el que 37 menores han quedado huérfanos.

Desde 2003, 973 mujeres han sido víctimas de crímenes machistas y 27 menores han sido asesinados desde 2013.

Para recordar a todas estas víctimas y exigir el fin de estos asesinatos, la sociedad española se ha echado hoy a la calle.

Una gran manifestación ha entonado en el centro de Madrid el «Ni una menos, libres nos queremos« contra la violencia machista y ha exigido que «se deje de matar a mujeres por el simple hecho de serlo».

Doce mil personas, según la cifra facilitada por la Delegación del Gobierno, han marchado desde la Plaza de Cibeles hasta la Puerta del Sol, donde en el mítico kilómetro 0 los colectivos organizadores han exigido que se suspenda el régimen de visitas a los maltratadores como medida cautelar, entre otras reivindicaciones.

En Barcelona, y bajo el lema «Juntas socavamos el orden patriarcal», miles de mujeres convocadas por la plataforma Noviembre Feminista han centrado su reivindicación «en las violencias institucionales, las legislativas, ejecutivas y judiciales», por lo que el final de la marcha ha sido ante el palacio de Justicia.

En Valencia, miles de mujeres han denunciado unas agresiones machistas que no solo matan a mujeres y el incumplimiento sistemático de las medidas de protección de la Ley Integral contra la Violencia de Género, además de pedir la prohibición de la prostitución y los vientres de alquiler y reclamar la implicación del hombre para acabar con esta lacra.

El movimiento feminista ha derribado este 25 de noviembre un muro simbólico «contra el patriarcado» en una concentración en Zaragoza en la que se ha puesto de manifiesto que sólo la «lucha de las mujeres», con la implicación de toda la sociedad, podrá derruirlo también en la realidad.

Las jóvenes han sido mayoría en la multitudinaria manifestación que ha recorrido el centro de Palma en la que las autoridades asistentes han recalcado la importancia de la perspectiva de género en el trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de la formación y de la sensibilización.

También destacaba la presencia de chicas y chicos jóvenes en la marcha de Santander, en la que se han exigido cambios legales que protejan a las mujeres y reclamado una mayor formación de los jueces.

«Se acabó el juego para la violencia machista» ha sido la principal consigna coreada por varios miles de personas en Pamplona, donde la Plataforma de Mujeres Contra la Violencia Sexista ha dicho que están «hartas» del sistema patriarcal, de una justicia que «culpabiliza y revictimiza» y de unas instituciones que deben «pasar de las palabras a los hechos».

En Castilla-La Mancha algunos cientos de personas han mostrado su repulsa a los crímenes machistas con concentraciones como la de Toledo, donde se ha colgado del balcón del Ayuntamiento una cuerda de 200 metros con las iniciales de las víctimas asesinadas desde 2010.

La cita en Murcia ha congregado a miles de personas, que han pedido «la erradicación de las violencias machistas y la consecución de una igualdad real«, en tanto que los asistentes a las protestas de Badajoz, Cáceres y Mérida han vuelto a clamar «Basta ya» y «Ni una más».

En Las Palmas, la portavoz de la Red Feminista de Gran Canaria, Elena Suárez, ha recalcado que la violencia contra las mujeres continúa a pesar de los cambios políticos y ha lamentado que «hay mucho discurso pero poca dotación económica, y es necesario que jueces y policías tomen mayor conciencia».

En Euskadi, varios miles de personas se han movilizado en las tres capitales vascas contra la «justicia patriarcal» y contra la violencia machista, que también ha sido rechazada por varias instituciones que han mostrado su compromiso con la defensa de la igualdad para acabar con estas agresiones.

Miles de personas se han manifestado en las ocho capitales andaluzas para protestar contra los crímenes machistas en unos actos a los que han acudido los dirigentes políticos regionales al coincidir con la campaña electoral de los comicios del próximo domingo.

En Gijón, un millar de personas ha seguido el acto celebrado ante 972 sillas vacías en recuerdo de las mujeres asesinadas desde 2003, mientras que en Oviedo se ha dado protagonismo al mundo de la cultura con la participación, entre otras, de la cantante Marisa Valle Roso, que ha estrenado su canción «Títere o esclava».

A la manifestación celebrada en Zamora han acudido familiares de Leticia Rosino, la joven asesinada el pasado mayo en el municipio de Castrogonzalo (Zamora), presuntamente a manos de un adolescente de esa localidad.

Los allegados han reclamado que ese caso sea contabilizado también en las estadísticas como un asesinato por violencia machista, ya que aunque el supuesto asesino no era pareja de la víctima, sí que fue un feminicidio y la violencia se ejerció por el hecho de ser mujer.

Más información

 

Fotos

Vídeos