El guardia civil de La Manada niega haber tenido un teléfono móvil en prisión

Antonio Manuel Guerrero rompe su silencio para desmentir las informaciones de que habría tenido acceso a un teléfono en la cárcel

Es el último lío del guardia civil de La Manada, Antonio Manuel Guerrero, condenado a nueve años de cárcel por abuso sexual a una joven en los Sanfermines de 2016.

Las autoridades investigan si dispuso de un teléfono móvil oculto en la cárcel donde estuvo preso de forma provisional, en la prisión militar de Alcalá de Henares y donde ha cumplido dos años de prisión.

Guerrero ha negado esta misma mañana a la salida de los juzgados, donde tiene que ir a fichar tres días a la semana, que hubiera tenido móvil alguno: «Eso es totalmente mentira, ese no era mi móvil, se ha encontrado después de que yo estuviera en prisión». Y sentencia: «No tiene nada que ver conmigo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos