El 8-M también divide a los partidos políticos

En primera fila, las ministras Nadia Calviño e Isabel Celaá; la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra y la vicepresidenta Carmen Calvo; en segunda fila, Begoña Gómez (centro), mujer del presidente del Gobierno y la ministra Magdalena Valerio (dcha)./PSOE
En primera fila, las ministras Nadia Calviño e Isabel Celaá; la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra y la vicepresidenta Carmen Calvo; en segunda fila, Begoña Gómez (centro), mujer del presidente del Gobierno y la ministra Magdalena Valerio (dcha). / PSOE

La izquierda se suma por completo a las movilizaciones, PP y Cs asumen posturas más tibias y Vox desdeña la conmemoración

COLPISA

Las principales fuerzas políticas vivieron la jornada del 8 de marzo de maneras muy diferentes. Desde la plena adhesión a los actos de conmemoración del día de la mujer de las formaciones de izquierda, al completo desdén de Vox. Ciudadanos y Partido Popular han optado por posiciones más tibias, aunque destacando su compromiso absoluto con la igualdad de género. Las acusaciones de politizar los actos también han volado desde un bloque ideológico a otro. Más aún a cuenta de un manifiesto que, entre otras medidas, contempla acabar con el capitalismo, un requisito más que difícil de aceptar para la inmensa parte del arco parlamentario. La defensa del aborto fue otro de los temas de discrepancia.

Gobierno y PSOE

Agendas vacías y amplia presencia en la manifestación

El Gobierno redujo este viernes su actividad al Consejo de Ministros y buena parte del gabinete de Pedro Sánchez, con su vicepresidenta, Carmen Calvo, a la cabeza, se sumó a la manifestación de Madrid y a otras movilizaciones convocadas con motivo del Día Internacional de la Mujer. La portavoz y titular de Educación, Isabel Celaá, y la responsable de la cartera de Trabajo, Magdalena Valerio, comparecieron tras el encuentro habitual de los viernes en la Moncloa vestidas de morado, pero sin entrar desde la sede gubernamental en el debate político sobre el 8-M.

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, optó, mientras tanto, por pronunciarse en Twitter a favor de una «España feminista» para acabar con la violencia machista y lograr la «igualdad real». «Solo desde el feminismo -publicó en la red social- alcanzaremos una democracia plena. Este 8-M volveréis a hacer historia. Viva la lucha de las mujeres».

Partido Popular

A favor de un feminismo despolitizado

El Partido Popular (PP) fue el único partido político, junto a Vox, en desmarcarse de la convocatoria. El miércoles, después de que varias dirigentes hubiesen confirmado su presencia en la manifestación de Madrid, la formación rectificó a través de una nota. Su presidente, Pablo Casado, volvió a alegar este viernes lo «inadmisible» del manifiesto de la Comisión 8M para explicar la ausencia de representantes populares en la marcha. «No podemos tener un comunicado que divide hombres y mujeres, que enfrenta ideologías, que habla de heteropatriacardos, neocapitalismos o neocolonialismos, porque acaba siendo sólo de los convocantes de la izquierda radical», reprochó en su visita a una escuela infantil en Castellón.

La protesta de decenas de manifestantes obligó a Casado a atender a la prensa en el interior del edificio, pese a que los medios de comunicación habían sido convocados en un parque frente al colegio. El líder de los populares aprovechó la intervención para comprometerse a promover un plan de conciliación laboral y racionalización de horarios en caso de llegar a la Moncloa y respaldar el «cheque guardería de 1000 euros». «También planteamos ayudas a las empresas que tienen escuelas infantiles y trabajadoras suficientes -especificó- para que eso sea posible».

Desde Génova, además, el PP lanzó un vídeo en el que la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, acompañada de Mari Mar Blanco e Isabel Tejerina, reivindican «que aún quedan techos de cristal que superar» y una «violencia de género» que combatir. «Cada mujer puede ser, sentir y querer ser lo que quiera. Por eso, no hay sólo una voz para hablar de la igualdad y, por eso, no se puede instrumentalizar ni manipular el feminismo como si sólo existiera un feminismo de izquierdas».

Unidas Podemos

Apoyo total al paro con alguna metedura de pata

Las mujeres de Unidas Podemos, con su portavoz parlamentaria Irene Montero al frente, se volcaron con la jornada de huelga feminista. El paro de las principales dirigentes de la coalición que lidera Pablo Iglesias fue total, como lo fue también su presencia en las manifestaciones que se celebraron por toda España. La pega en Unidas Podemos de cara al 8-M la han puesto algunos de sus principales dirigentes. Primero Iglesias con el desacertado cartel que anunció su regreso a la primera línea política para el próximo 23 de marzo. Y después Pablo Echenique quien se rectificó a sí mismo tras asegurar primero que no haría huelga porque tenía «mucho trabajo». «La cagué», se disculpó el secretario de Organización de Podemos.

Ciudadanos

El feminismo liberal, una apuesta propia y de nuevo cuño

Ciudadanos sigue tratando de marcar un discurso propio en lo que a políticas de igualdad se refiere. Para ello la formación de Albert Rivera ha dado un giro a su estrategia para este 8-M abanderando su propio feminismo. Un feminismo «liberal», transversal a las ideologías, que no secundó este viernes la huelga, pero que, a diferencia del PP y Vox, sí estuvo presente en la manifestación convocada en Madrid. «Da igual en qué partido militemos, qué ideología tengamos, o a qué asociación pertenezcamos, libremos la batalla de la igualdad», reivindicó el líder de Ciudadanos, que aprovechó el Día Internacional de la Mujer para homenajear a Clara Campoamor, un símbolo del feminismo en España. Rivera ligó la ideología liberal de la artífice del voto femenino con la de su formación y abogó por «ir todos de la mano para seguir avanzando» hacia la igualdad. Una de sus proclamas más emblemáticas 'Soy liberal' decora ya la sede del partido naranja.

Vox

Un grupo de mujeres se planta a la sede nacional

Para la formación de Santiago Abascal el 8-M no hay nada que celebrar. Más bien todo lo contrario. Vox no esconde su animadversión a un movimiento feminista al que acusa de denigrar a los hombres, la otra mitad de la población. Aún así, el partido de ultraderecha no pudo dar del todo la espalda a la celebración del día de la mujer. Y es que un grupo de manifestantes se concentró frente a la sede del partido en Madrid. Vox respondió con un mensaje de Twitter: «Gracias por vuestra loca visita nos lo hemos pasado muy bien». El tuit iba acompañado de un vídeo titulado 'Feminazis visitan Vox' y con un rotulo que decía: «Mientras vosotros hacéis el ridículo nosotros seguimos trabajando por España».

Los de Abascal sí apoyan una concentración alternativa que se celebrará este domingo en Madrid bajo el lema 'En feminismo sí y en masculino también'.