Muere ahogado un burgalés de 51 años en la playa de Merón, en San Vicente de la Barquera

La playa de Merón de San Vicente de la Barquera. /El Diario Montañés
La playa de Merón de San Vicente de la Barquera. / El Diario Montañés

Los socorristas y sanitarios estuvieron intentando reanimar al varón durante más de media hora | Fue hallado inconsciente en una zona de baño prohibida por las fuertes corrientes

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

Un burgalés de 51 años ha fallecido esta tarde en la playa de Merón del pueblo cántabro de San Vicente de la Barquera. El hombre se ha ahogado cuando intentaba llegar a la orilla, sobre las 16 horas, junto a su hija y una sobrina. Las fuertes corrientes que afectan a esta zona del arenal de la playa de Merón, conocida como La Braña, son las causas que están detrás de la dificultad que estas personas han encontrado para llegar hasta la orilla, según señala El Diario Montañes.

Al parecer, vecinos de unas viviendas cercanas se han percatado de la situación de esta familia, incapaz de salir del agua, y han llamado a los servicios de emergencias que, por su parte, han dado el aviso inmediato a los socorristas de la playa para salieran en su rescate.

Las dos menores, como apunta El Diario Montañés han salido con vida hacia la arena, la hija incluso ha podido salir por su propio pie pero no se ha podido reanimar al hombre, a quien han encontrado flotando en el agua boca abajo. Una vez se le ha podido sacar del mar, los rescatadores han realizado numerosos intentos para que recobrara la respiración pero no ha sido posible. A las 19 horas se han trasladado los servicios forenses para levantar el cádaver del ciudadano burgalés.

La zona de baño perteneciente a la playa de Merón donde él, su hija y su sobrina han sido hallados es una zona prohibida al baño conocida como La Braña, restringida exclusivamente al surf dentro de la distribución de la playa. La razón son las altas corrientes que distinguen a esta parte del arenal, alertadas mediante señalización en diferentes puntos de la playa.

El fallecido, el primero por ahogamiento este año en un arenal de la región, se trataba de un turista de Burgos que había llegado recientemente a Cantabria para celebrar su cumpleaños, que había sido un día antes, junto a su familia con su mujer, su hija, su hermano, su cuñada y una sobrina.