La SGAE rechaza la gestión, las cuentas y los estatutos de su directiva

José Miguel Fernández Sastrón. /Ernesto Agudo
José Miguel Fernández Sastrón. / Ernesto Agudo

La votación se ha caracterizado por la «crispación» durante sus más de cinco horas de duración

EFEMadrid

Los socios de la SGAE reunidos en asamblea general han rechazado esta noche la gestión, las cuentas y la propuesta de estatutos de la entidad que preside José Miguel Fernández Sastrón, al que, acto seguido, la mitad de su junta directiva, 19 miembros, han pedido la dimisión.

La entidad, que deberá convocar nuevas elecciones de su junta directiva antes de febrero, dispondrá ahora hasta el 15 de julio para redactar unos nuevos estatutos, votarlos y remitírselos al Ministerio de Cultura, que tendrá un mes para analizarlos «punto por punto», según han confirmado a Efe fuentes ministeriales.

La reforma de los estatutos, obligada por un Real Decreto del 15 de abril que aplica en España una directiva europea sobre el control de las entidades y la gestión de los derechos, tenía que aprobarse con dos tercios de los votos y ha sido rechazada con el 66,61% (16.442), apoyada por el 31,48% (7770) y la abstención del 1,91% (471).

La reforma estatutaria proponía, entre otros puntos, que el presidente de la entidad debía ser nombrado y cesado directamente por los socios en la Asamblea General, lo que habría permitido a Fernández Sastrón, que ha abandonado la sesión tras la votación de los puntos fundamentales, presentarse de nuevo a la reelección. Además, también se proponía la eliminación del Consejo de Dirección y la reducción, a la mitad, del número de miembros de la Junta Directiva.

Tampoco se ha aprobado la gestión de la actual directiva, rechazada con 16.000 votos (61,72%), ni las cuentas del ejercicio 2017, que han obtenido 14.559 votos en contra (56,91%).

La asamblea general de la Sociedad General de Autores y Editores, en una convocatoria «fundamental para su futuro», se ha caracterizado por la «crispación» durante sus más de cinco horas de duración, según han dicho a EFE distintas fuentes. El total de votos -no se corresponden con personas porque una sola puede tener hasta 31-, sumados los electrónicos y los presenciales, era de un total de 26.500.

Según ha informado la SGAE en un comunicado nada más terminar las votaciones de esos puntos, la entidad repartió el pasado año un 3,8% más de derechos de autor entre sus asociados: 248,2 millones de euros repartidos en 2017 frente a los 239,1 millones de euros de 2016. En el capítulo de ingresos, la SGAE obtuvo en 2017 un 2,9% más que en el ejercicio anterior (246,7 millones de euros frente a los 239,6 millones de euros en 2016).

Las obras dramáticas de los socios de SGAE generaron el año pasado 10,8 millones de euros, un 5,3% más que el año anterior; la comunicación pública alcanzó los 68,8 millones de euros en 2017, (4,2% más) y los derechos de radio y cable superaron los 99 millones de euros, un 1,1% menos que el año anterior.

Por «fijación» de música en obras audiovisuales se recaudaron 5,5 millones, 22% menos que en 2016 a causa «de la aparición de los nuevos modelos de negocio»; en derechos digitales la recaudación creció un 20% (8 millones de euros), y los conciertos facturaron un 5,9% más (21,7 millones de euros).

Según el cantante y compositor Juan Antonio Ipiña 'Tontxu', lo que ha sucedido esta tarde ha sido un «acosta», en referencia al presidente de SGAE anterior a Fernández Sastrón -José Luis Acosta-, quien vivió esta misma situación en 2014 cuando los socios dijeron que no a su gestión y a sus cuentas.

Entre los socios de la SGAE asistentes a la asamblea figuraban su expresidente Teddy Bautista -pendiente de juicio en la Audiencia Nacional por un presunto desvío masivo de fondos- los cantantes Dani Martín, Pau Donés, Jorge Ruiz (Maldita Nerea) y la bailaora María Pagés.

Paloma Pedrero, vicepresidenta del Colegio de Gran Derecho y una de las voces opositoras a la gestión del presidente de la SGAE ha dicho a los medios antes de entrar en la asamblea que la votación de este año «era fundamental» porque de salir «el sí» a la reforma estatutaria «la SGAE se hundiría».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos