Smurfit Kappa dona más de 18.000 euros para potenciar la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos de Burgos

Momento de la entrega del cheque con lo recaudado en la SK RunBurgos2018. /Lourdes García
Momento de la entrega del cheque con lo recaudado en la SK RunBurgos2018. / Lourdes García

La compañía consiguió esta cantidad en el marco de la 'SK RunBurgos2018' que organizó el pasado 20 de octubre y en la que participaron cerca de 2.000 corredores

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Fundación Burgos por la Investigación de la Salud ha destinado los 18.250 euros que la empresa Smurfit Kappa recaudó el 20 de octubre de 2018 en la 'SK RunBurgos2018', para la puesta en marcha de la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos de Burgos.

La celebración de esta carrera dio visibilidad al proyecto, dejando patente su importancia para los niños enfermos y sus familias, ya que les ayuda a mejorar su calidad de vida. Por este motivo, la aportación económica realizada por esta empresa del sector de embalaje de papel y cartón ondulado ha supuesto un gran impulso al crecimiento de la Unidad y a la mejora de su actividad, que gracias a ello ha adquirido material para la asistencia de los niños en su domicilio: un sistema de pulsioxiometría pediátrico portátil, un tensiómetro portátil, manguitos neonatales y pediátricos, un maletín sanitario y un ordenador portátil.

Asimismo, esta donación también ha servido para que los profesionales que integran esta Unidad obtengan un reconocimiento a su trabajo colaborando en la redacción del Modelo de Cuidados Paliativos Pediátricos de Castilla y León; asistiendo al III Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos Pediátricos; organizando la I Jornada de Cuidados Paliativos Pediátricos en la Gerencia de Atención Primaria de Burgos, dirigida a los pediatras de la provincia para otorgarles una formación básica en cuidados paliativos pediátricos y favoreciendo la comunicación y la coordinación de la asistencia de estos pacientes; elaborando un curso formativo en cuidados paliativos pediátricos básicos para médicos de atención primaria de Castilla y León, etc.

Ángel Gómez, Gerente Regional de la Zona Norte de Smurfit Kappa España, Portugal y Marruecos, recuerda que «para nosotros es un auténtico privilegio haber podido contribuir a la formación de esta Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos de Burgos, cuya labor es mejorar la calidad de vida de muchas familias que lo necesitan. Por eso tenemos que sentirnos orgullosos de que, con un pequeño esfuerzo, hayamos ofrecido nuestro granito de arena para hacer algo grande y solidario que ayuda a muchas personas en nuestra región. Además, gracias a la 'SK RunBurgos2018' muchas personas sintieron curiosidad e interés por el mundo de los cuidados paliativos pediátricos y actualmente son voluntarios que trabajan con esta Unidad, realizando cuidados de respiro a las familias y organizando actividades lúdicas para los niños».

Mejora de la calidad asistencial

La Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos de Burgos ofrece un servicio multidisciplinar destinado a atender niños con enfermedades graves e incurables, priorizando el servicio a domicilio y de forma continuada, con el objetivo de mejorar la calidad asistencial de los niños, dando respuesta a sus necesidades y problemas físicos, psicológicos, sociales, espirituales y garantizando su dignidad como personas y el derecho a la autonomía. Por supuesto, también está dirigida a las familias y a los profesionales que les atienden, pertenecientes al Hospital Universitario de Burgos.Actualmente, esta Unidad atiende a más 40 niños y adolescentes con enfermedades graves e incurables.

«Con nuestra labor pretendemos mejorar la atención de estos niños enfermos y de sus familias, así como visibilizar e impulsar la implantación de los cuidados paliativos pediátricos en España, concretamente en la comunidad de Castilla y León. Priorizamos la atención en el domicilio y llevamos a cabo el abordaje de síntomas físicos y situaciones psicosociales altamente complejas. Realizamos hospitalización a domicilio cuando los pacientes enferman, evitando un gran número de ingresos hospitalarios, lo cual supone un gran beneficio y satisfacción para los niños, ya que el hospital no deja de ser para ellos un ambiente 'hostil' y sus familias ven menos alterada su dinámica de vida», asegura David Gabaldón Pastor, responsable de la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos de Burgos.