Vendo león para cuarto de estar

Fotografía facilitada por la Guardia Civil del león disecado. /Efe
Fotografía facilitada por la Guardia Civil del león disecado. / Efe

La Guardia Civil recupera en Barcelona un ejemplar de esta especie cuya propietaria lo anunció en internet a 5.995 euros

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

La gente vende todo por internet, pero no está permitido venderlo todo. Al lado de la fotografía de un colchón viejo, de un armario y de una bicicleta, los usuarios de una web de productos de segunda mano se encontraron en julio una sorpresa: las imágenes de un león africano rampante y disecado que estaba a disposición de quien quisiera adquirirlo por 5.995 euros.

Pero el hallazgo tampoco pasó desapercibido para los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Barcelona. Cuando descubrieron la sorprendente oferta, los agentes se pusieron en contacto con la propietaria para concertar una cita y poder verificar su existencia.

Y efectivamente, el 3 de agosto se acercaron hasta la dirección que aparecía en el anuncio de internet y allí descubrieron estupefactos que esta mujer tenía en su casa de Casteldefels, a apenas 25 kilómetros de Barcelona, un «león africano macho, adulto y en perfecto estado, naturalizado por taxidermia y colocado sobre una base de cartón piedra», según detalla la nota que hizo pública ayer la Guardia Civil.

La dueña les contó que el animal pertenecía a su suegro, ya fallecido, que lo había cazado en Namibia en los años 90 y después lo había guardado en el trastero del domicilio. Pero los guardias civiles le recordaron que no era un souvenir más, sino que se trataba de una especie catalogada con alto grado de protección en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenzadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). La propietaria del felino no fue detenida, pero los agentes abrieron una investigación para determinar el origen del animal y si su posesión e intento de venta conlleva consecuencias penales.

Mientras tanto, el león fue depositado temporalmente en el Castell dels Tres Dragons, sede del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona, donde todas las personas que lo deseen pueden acudir a verlo.

El león africano no es la única especie protegida de la que se ha incautado el Seprona. El agente Miguel Díaz detalla que este año también recuperaron un cocodrilo del Nilo que iba a ser vendido por internet. «Se trata de concienciar a la gente de que no se puede ir a cazar a otro país un animal de una especie protegida, después importarlo de manera ilegal y al final intentar lucrarse comerciando con ello», subraya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos