Facebook se enfrenta a la mayor crisis de su historia por Cambridge Analytica | BURGOSconecta

Zuckerberg reconoce la «responsabilidad» de Facebook y admite que cometieron «errores»

El presidente de Facebook, Mark Zuckerberg. / Foto: Reuters | Vídeo: Atlas

Cambridge Analytica accedió a millones de datos de usuarios de la red social a través de una supuesta investigación académica | El máximo responsable de la compañía afirma que «investigará todas las aplicaciones»

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

En dos días, Facebook ha perdido en bolsa cerca de 60.000 millones de dólares en valor de mercado, aproximadamente el valor en bolsa de Tesla. El impacto en usuarios aún está por cuantificar, pero el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, ha roto su silencio este miércoles y ha afirmado que la compañía cometió «errores» tras el escándalo de Facebook.

«Tenemos la responsabilidad de proteger sus datos, y si no podemos no merecemos servirles», escribió en su muro Zuckerberg en el primer comentario que hace tras el estallido del escándalo. «Las medidas más importantes para que esto no suceda de nuevo fueron tomadas hace años, pero también cometimos errores y hay más por hacer», ha señalado.

Además, ha asegurado en una entrevista con la cadena estadounidense CNN que está «dispuesto» a comparecer ante el Congreso de Estados Unidos por este caso. «Lo que tratamos de hacer es enviar a la persona de Facebook que tendrá más conocimiento. Si ese soy yo, entonces estoy dispuesto a ir», ha aseverado.

Sin embargo, las redes sociales más allá de Facebook ya han mostrado su opinión. «It is time. #deletefacebook». Esto ha escrito Brian Acton, fundador de Whatsapp, en Twitter. El escándalo de Cambridge Analytica ha golpeado de lleno en las oficinas de Menlo Park (California) y ha hecho temblar los cimientos del universo Facebook.

Una investigación conjunta de The New York Times y The Observer ha revelado el poder del dato y el peligro para los usuarios. En 2015, la plataforma de Mark Zuckerberg era consciente, puesto que contaba con el visto bueno de los ingenieros, de la investigación de Aleksandr Kogan de la Universidad de Cambridge llamada 'Thisisyourdigitallife' ('Esta es tu vida digital').

En la aplicación participaron 270.000 usuarios de Facebook que cedieron sus datos para uso académico. Sin embargo, la aplicación, sin previo aviso, obtuvo información sin consentimiento de los amigos. «En 2015, supimos que Kogan nos mintió y violó nuestras políticas de plataforma al pasar datos de una aplicación que usaba Facebook Login a SCL/Cambridge Analytica, una firma que realiza trabajo político, gubernamental y militar en todo el mundo», señaló el vicepresidente de Facebook Paul Grewal en un comunicado el pasado viernes.

Unos 270.000 usuarios de Facebook cedieron sus datos para una investigación académica, pero la aplicación obtuvo información de sus amigos sin consentimiento

Datos que incluyen desde simples comentarios o 'likes' hasta información más privada como las creencias religiosas e ideología política, el lugar de residencia, el nivel de formación y empleo o las actividades realizadas. Una información que necesita ser cruzada con otros datos, como por ejemplo la que «tienen partidos políticos», según explican a este diario varios expertos.

Creación de perfiles de votantes

Esta huella digital fue trasladada a Cambridge Analytica. Una firma comandada por Alexander Nix y que está especializada en recoger datos en la red y crear perfiles de los votantes con ellos. «Si conoces la personalidad del elector, puedes ajustar mucho más tus mensajes y multiplicar el impacto», destaca Nix en varias entrevistas.

La prioridad, bajo esta premisa, no radica ya en la edad, sexo o raza del votante, sino en las tendencias emocionales. Conociéndolas, se puede influir en ellas. Esa es la mercancía que vende Cambridge Analytica.

Big Data al servicio de los partidos políticos y que ha sido usado con éxito también en España. El mundo de las redes sociales acumulan millones de cuentas que aportan miles de millones de datos que bien trabajados son una mina de oro para conocer el comportamiento de la población.

Cambridge Analytica pagó 800.000 dólares por la investigación. La campaña electoral de Donald Trump, actual presidente de Estados Unidos, acumuló 600 millones de dólares, la mitad que su rival. Pero un pellizco de esa cifra se destinó a «minar» esa información de cerca de 50 millones de cuentas. Según cálculos de varios expertos por poco más de 20 dólares se puede captar un votante en Facebook.

Las redes sociales acumulan millones de datos que bien trabajados son una mina de oro para conocer el comportamiento de la población

En las pasadas Elecciones Generales de 2016, Ciudadanos gastó 2,5 millones de euros en buzoneo, el resto de partidos no dio cifras exactas. ¿Se manipula a la población con el Big Data o es la herramienta más útil para conocer al elector y llegar a la Casa Blanca o La Moncloa? En Estados Unidos, ya es una práctica habitual. No solo Trump ha hecho un uso inteligente de esta información, Barack Obama también lo hizo en 2012.

¿Filtración o brecha de seguridad?

Bien es cierto que Facebook se enfrenta a un gran problema. En su muro de la red social ni rastro de la filtración. Sus ingenieros han negado que exista una «brecha de seguridad». Pero solo 270.000 personas se descargaron la aplicación del señor Kogan. Sin embargo, ¿cómo se consiguieron datos de los contactos de las personas ajenas a la investigación? Y, sobre todo, ¿cómo esa información llegó a una empresa ajena?

Los sistemas de seguridad en la información de los usuarios de Facebook ha quedado en entredicho y las autoridades ya han pedido la comparecencia de Zuckerberg en el Congreso de Estados Unidos y también en el Parlamento Británico. «El daño en la reputación ya está hecho, aunque Facebook ya se ha enfrentado a situaciones similares anteriormente y ha sabido sobreponerse», señala Josep Albors, responsable de Investigación y Concienciación de ESET en España.

«Muchos usuarios no tienen problema en regalar todo tipo de información privada y eso es algo grave que deberíamos cambiar lo antes posible» josep albors, eset españa

No obstante, los usuarios pueden revisar el acceso de las aplicaciones externas a su información en la plataforma social. Juegos, medios de comunicaciones, app de ligue, compañías… todas ellas tienen su aplicación en la red social y todas ellas acceden a más información que nombre, apellido y muro. «El problema es que muchos usuarios no tienen ningún problema en regalar todo tipo de información privada ni les importa lo que se haga con ella, y eso es algo grave que deberíamos cambiar lo antes posible. Los usuarios no son conscientes del uso que se hace de sus datos ya sea porque no leen las cláusulas de las condiciones de servicio de los proveedores o porque no se preocupan por gestionar adecuadamente la privacidad de sus perfiles», añade Albors.

Política de privacidad de Facebook

En su política de privacidad, la red de Mark Zuckerberg señala que para cuestiones de publicidad «concedes permiso para usar tu nombre, foto del perfil, contenido e información en relación con contenido comercial, publicitario o relacionado (como una marca que has indicado que te gusta) procedente de Facebook o que hayamos optimizado». Esto significa, por ejemplo, que permites que una empresa u otra entidad cobre a Facebook por mostrar tu nombre o foto del perfil con tu contenido o información, pero «sin que el usuario reciba ninguna compensación por ello». «Si has seleccionado un público específico para tu contenido o información, respetaremos tu elección cuando los usemos», explica la red social.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos