¿Adicción a los videojuegos? La OMS lo incluye en su lista de adicciones

¿Adicción a los videojuegos? La OMS lo incluye en su lista de adicciones
Fotolia

En España ya está incluido en la Estrategia contra las drogas

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

En 2018 los esports en España tuvieron una audiencia de 6,9 millones de espectadores, además es uno de los países más destacados en todo el mundo. El impulso de los esports ha relanzado el interés por los videojuegos y esta industria es una de las que más facturación alcanzó durante el pasado ejercicio.

Sin embargo, esta época dorada tiene una cara oscura y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha puesto seria con el problema y quiere cortarlo de raíz. Esta semana ha aprobado la revisión número 11 de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE), que incluye el trastorno por uso de videojuegos, que pasa a ser considerado oficialmente un un trastorno debido a comportamientos adictivos.

«El trastorno por uso de videojuegos se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente («juegos digitales» o «videojuegos»), que puede ser en línea (es decir, por internet) o fuera de línea, y que se manifiesta por: 1. deterioro en el control sobre el juego (por ejemplo, inicio, frecuencia, intensidad, duración, terminación, contexto); 2. incremento en la prioridad dada al juego al grado que se antepone a otros intereses y actividades de la vida diaria; y 3. continuación o incremento del juego a pesar de que tenga consecuencias negativas», señala la OMS en su página web.

En España el control y prevención de este tipo de enfermedades ya lleva meses incluido en la Estrategia contra las Drogas. En concreto, se recoge el uso compulsivo de los servicios online y la excesiva dependencia a internet. El 18% de los jóvenes entre 14 y 17 años en nuestro país hace un uso excesivo. Se estima que dedicamos una media de 6,2 horas a la semana, según datos de la Asociación Española de Videojuegos (Aevi).

Según la clasificación de la OMS, el patrón de comportamiento es lo suficientemente grave como para dé lugar a un «deterioro significativo a nivel personal, familiar, social, educativo, ocupacional o en otras áreas importantes de funcionamiento».

El mayor riesgo, recoge la clasificación, estaría en la reducción o descuido de otras actividades. Señala la OMS que el patrón de uso de estos juegos sea persistente a pesar de que la persona sea consciente del mayor riesgo de daño que tiene esta actividad para sí mismo o para otros. La OMS adoptó el sábado la revisión número 11 de la CIE que, como informa en un comunicado de prensa, entrará en vigor el 1 de enero de 2022.

El Parlamento británico estudió el año pasado la prohibición de las caja botín o micropagos, porque generan ludopatía. Según un comunicado emitido por el departamento de Justicia belga, estos juegos constituyen violaciones criminales de la legislación belga de juego y las empresas desarrolladoras de los mismos podrían ser condenadas con penas de cinco años de prisión y multas de hasta 800.000 euros si estas 'loot boxes' no son eliminadas. Estas sanciones podrían llegar a ser del doble si hay jugadores menores involucrados.

«Un jugador puede pensar que la gestión de la compra de una de estas cajas supone una ventaja, pero no es siempre es el caso», relata Koen Geens, ministro belga de Justicia en un comunicado. Su departamento considera que «la combinación entre ficción y realidad puede derivar en la búsqueda de objetos más caros durante sus partidas de juego».