El alcalde recula y la calle Santander deja de ser peatonal en domingos y festivos

Imagen de la peatonalización de la calle Santander/BC
Imagen de la peatonalización de la calle Santander / BC

La iniciativa arrancó el 3 de junio, como una propuesta de Javier Lacalle, pero ha suscitado numerosas polémicas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

«La calzada semipeatonal no ha tenido especial protagonismo» en los días festivos, así que tras las críticas suscitadas por la medida, el Ayuntamiento de Burgos ha optado por poner fin a la peatonalización temporal de la calle Santander. A partir de hoy mismo, 1 de noviembre, dejará de ser peatonal los domingos y festivos.

Así lo ha anunciado el Consistorio a través de una nota de prensa remitida a los medios de comunicación, en vísperas al cambio. Nada que ver con el bombo y plantillo con el que se anunció la propuesta, impulsada por el alcalde, Javier Lacalle, que ahora da marcha atrás al constatar el fracaso de la peatonalización temporal.

La «prueba experimental», como la definen en el Ayuntamiento, arrancó el domingo 3 de junio, como la primera de una serie de medidas de peatonalización temporal de vías del centro histórico, que incluiría también la calle San Pablo. Sin embargo, la decisión empezó a recibir muy pronto quejas ciudadanas y numerosas críticas, de diferentes colectivos.

Más información

Mientras se permitía el paso del servicio de autobuses urbanos, a razón de un vehículo cada ocho minutos, aproximadamente, los taxistas no podían circular por la calle. La medida generaba también innumerables perjuicios a los vecinos del centro histórico y a los clientes de los establecimientos hosteleros, pues se limitaban los accesos a los garajes.

Los colectivos en defensa del peatón y del ciclista han mostrado igualmente su malestar y, para rizar el rizo, Policía Local ha denunciado la falta de seguridad de la medida. Y es que, aparte de tener que apostar todos los domingos y festivos a unos cuantos agentes en la calle Santander, para impedir el paso de vehículos no autorizados, los peatones no se han atrevido a echarse a la calzada pues más de uno se ha llevado un buen susto ante la llegada de un autobús urbano.

Ni Santander, ni ninguna otra

Así las cosas, el Ayuntamiento «ha decidido no continuar con este programa de peatonalización temporal», pues la «prueba» ha constatado que «la calzada semipeatonal no ha tenido especial protagonismo en esos días festivos». Un fracaso que, desde el Equipo de Gobierno, intentan achacar a la falta de necesidad por la «ampliación de las aceras de la calle Santander», y que tendrá mayores consecuencias.

Y es que Lacalle también ha decidido no actuar en otros lugares de la ciudad, para peatonalizaciones puntuales, al menos «por ahora» y centrarse en la peatonalización permanente. De ahí que también se anuncie que las obras para mejorar Hortelanos, con una peatonalización parcial de la parte más próxima a San Lemes, arrancarán la próxima semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos