Ángel Olivares considera «un gran honor» su nombramiento como secretario de Estado de Defensa

Ángel Olivares (Izda.) junto a Daniel de la Rosa (secretario de la Agrupación Local del PSOE)/Ricardo Ordóñez/ICAL
Ángel Olivares (Izda.) junto a Daniel de la Rosa (secretario de la Agrupación Local del PSOE) / Ricardo Ordóñez/ICAL

El socialista ha sido propuesto por Margarita Robles, con la que coincidió en el último gobierno de Felipe González, cuando Olivares fue director general de Policía

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Con ilusión y responsabilidad asume Ángel Olivares su nombramiento como secretario de Estado de Defensa. El Consejo de Ministro ha dado este viernes luz verde a la propuesta realizada por Margarita Robles, que ha querido contar con un viejo conocido para reforzar el Ministerio de Defensa. Y es que Robles y el socialista burgalés coincidieron durante el último gobierno de Felipe González, cuando la ministra de Defensa era secretaria de Estado de Seguridad y Olivares, director general de la Policía, ambos a órdenes de Juan Alberto Belloch.

Ángel Olivares (Burgos, 1955) considera «un gran honor» el haber sido escogido para volver a la política nacional veintidós años después, si bien reconoce que «no estaba en sus previsiones, en absoluto», retomar ni la acción política nacional, ni la regional ni la local. «He pensado que la contribución que me han pedido era obligatoria aceptarla», afirma, dado el momento político por el que atraviesa el país; «estamos en un momento complicado y es precisamente cuando hay que dar un paso adelante y apoyar en lo que se pueda».

Más información

De este modo, Olivares tomará el lunes posesión de su nuevo cargo como secretario de Estado de Defensa, «con responsabilidad y mucha ilusión», de cara a contribuir a la estabilidad política que, a su juicio, está demandando la sociedad española. Y lo hará sin ningún reto a la vista. El socialista recuerda que la política de Defensa se caracteriza, «afortunadamente», por la estabilidad y las propuestas a largo plazo, al margen del trabajo que se genere en el día a día.

Amplia carrera política

La elección de Ángel Olivares está avalada por su amplia, y variada, experiencia política. Fue gobernador civil de Ávila entre 1988 y 1990; también delegado del Gobierno en Extremadura y gobernador civil de Bajadoz entre 1990 y 1993; y delegado del Gobierno en Castilla y León y gobernador civil de Valladolid entre 1993 y 1994.

En 1994 fue nombrado director general de la Policía, cargo que ocupó hasta 1996, protagonizando la detención, en agosto de 1995 en Mallorca, de un comando de la banda terrorista ETA que pretendía atentar contra el Rey. Igualmente, durante aquel periodo, Olivares fue testigo también de la detención, en 1995, del ex director general de la Guardia Civil, Luis Roldán.

Tras su paso por la política nacional, Ángel Olivares recaló en el Ayuntamiento de Burgos, donde en 1999 le quitó el poder al Partido Popular, gracias a un gobierno tripartito con Izquierda Unida y Tierra Comunera. La alianza no duró mucho, se rompió en 2001, aunque Olivares se mantuvo como alcalde hasta 2003. Volvió a ser cabeza de lista del PSOE en las municipales de 2003 y 2007, pero sin éxito, pues los 'populares' recuperaron el poder a golpe de mayoría absoluta. Y en 2011 se retiró de la política, aunque «la vida da estos saltos y así hay que tomarlo», ha asegurado tras el nombramiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos