El Ayuntamiento reduce su deuda a 53,5 millones, pendiente del Consorcio de Villalonquéjar

Ayuntamiento de Burgos/BurgosConecta
Ayuntamiento de Burgos / BurgosConecta

El Consistorio amortiza 7,7 millones de euros y marca un «hito» con la deuda más baja de su historia, sin tener en cuenta las obligaciones del Consorcio del Desvío

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Ayuntamiento de Burgos cerrará 2017 con una deuda de 53,5 millones de euros, tras amortizar los últimos 7,7 millones previstos en las cuentas municipales del presente ejercicio (300.000 de ellos de intereses). De este modo, el Consistorio marca un «hito» financiero con la deuda más baja de su historia, ha explicado el concejal de Hacienda, Salvador de Foronda. Eso sí, a esos 53,5 millones se deben sumar los compromisos adquiridos con el Consorcio del Desvío, a raíz del acuerdo de refinanciación de la deuda, que suponen la asunción de 44,4 millones de deuda no sostenible.

Del mismo modo, De Foronda ha insistido en que el Ayuntamiento todavía debe 7,7 millones de euros en concepto de participación en los tributos del Estado en los años 2008 y 2009. Entonces, el Gobierno central entregó las cantidades estipuladas, pero se pasaron de frenada y reclamaron algunas devoluciones, que todavía están pendientes. Así las cosas, a cierre de ejercicio la deuda total del Consistorio, teniendo en cuenta todos los compromisos, ascenderá a 106 millones de euros, de los que 53,5 millones corresponden a deudas directas con entidades financieras.

Foronda apela a la responsabilidad de la oposición para evitar el impacto de la deuda de Villalonquéjar en la deuda municipal

El concejal de Hacienda confía en que la buena situación económica de la institución municipal no se vea comprometida por la para la reestructuración de la deuda del Consorcio de Villalonquéjar. De momento, el Ayuntamiento ha comunicado ya al Consejo Rector la última negativa del Pleno a aceptar el convenio de refinanciación y deberá ser este el que determine el futuro del Consorcio. «El Consejo Rector es autónomo», ha insistido De Foronda, quien «no contempla» ningún escenario hasta que el ente no se reúna, algo que ocurrirá en breve.

Salvador de Foronda ha vuelto a apelar a la «responsabilidad» de los grupos de la oposición, pues la propuesta de reestructuración “es una oportunidad que no volveremos a tener”. Pagar 112 millones de euros a 25 años es «algo extraordinario», así que el concejal pide que se debata el asunto con «seriedad», recordando que en el Consejo Rector del Consorcio de Villalonquéjar se debaten cuestiones técnicas y no políticas. Los argumentos políticos no reducen deuda, ha insistido.

Desde el Equipo de Gobierno prefieren no hacer previsiones de futuro, para que no se entienda como «meter miedo» o generar incertidumbre. Cuando el Consejo Rector comunique la falta de acuerdo a las entidades acreedoras serán ellas las que deban decidir qué hacer y, solo entonces, se abordará el futuro del Consorcio de Villalonquéjar. Eso sí, ante la falta de acuerdo, la deuda se computará en la liquidación de 2017, imputándose en las cuentas de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos