Hacienda rechaza aportar 210.000 euros al Plan Estratégico por falta de justificación

Imagen de archivo de una de las últimas reuniones del Plan Estratégico./GIT
Imagen de archivo de una de las últimas reuniones del Plan Estratégico. / GIT

El concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, asegura que esta situación aboca al Plan Estratégico a acudir a un concurso de acreedores | La oposición insiste en que la propia Intervención no ha dado de paso numerosas facturas

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La liquidación de la Asociación Plan Estratégico continúa generando quebraderos de cabeza. El último capítulo se escribió ayer, cuando la Comisión de Hacienda del Ayuntamiento rechazó un expediente de modificación de crédito por valor de 210.000 euros destinados, inicialmente, a equilibrar la deuda que arrastra el Consistorio con la asociación y que generó una enorme polémica. Y es que, el expediente sólo obtuvo el respaldo del concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, y su homóloga en Licencias, Ana Bernabé, mientras sus compañeros del PP Carolina Blasco y Jorge Berzosa se abstenían y el resto de grupos votaba en contra. Una división que, según Foronda, puede traer graves consecuencias.

No en vano, según subraya el máximo responsable de la Hacienda municipal, rechazar dicho pago aboca al Plan Estratégico a una situación muy comprometida, que pasaría por la presentación de un concurso de acreedores, ya que no tiene recursos para pagar todas las deudas que tiene contraídas con sus proveedores.

En este sentido, Foronda insiste en que los 210.000 euros incluidos en la modifcación de crédito son la parte que le corresponde aportar al Ayuntamiento en base a las facturas tramitadas por el Plan Estratégico. «Hay facturas por trabajos que se han realizado y hay que pagarlas», más allá de posibles actuaciones posteriores en torno a la responsabilidad en la gestión de la propia asociación. Así, subraya, si el Ayuntamiento no paga, «estamos obligados a ir a un concurso de acreedores» en el que «será el juez» el que diga cómo proceder.

No obstante, la visión de Foronda choca frontalmente con la que mantiene la oposición, que se fundamenta en los criterios planteados por los informes fiscalizadores de la actividad de la asociación realizados por la Intervención municipal. Se trata de tres informes vinculados a los ejercicios de 2013, 2014 y 2015 y en los que el interventor exlcuye numerosas facturas tramitadas por el Plan Estratégico por falta de justificación. Esa retirada de las facturas deriva en un reequilibrio de las cuentas de los tres ejercicios, que pasarían de terner déficit a tener un superávit. Es decir, que el Plan Estratégico tendría recursos suficientes como para afrontar las deudas contraídas con terceros.

A estos tres informes se le une otro emitido por el secretario municipal en el que se determina que el Ayuntamiento no es responsable único del Plan Estratégico, sino un socio más, aunque fuera el que aportara mayores recursos económicos a la asociación.

Falta de justificación

En este sentido, desde el PSOE se entiende que el expediente no debería habrese elevado nunca a debate y votación de la Comisión de Hacienda. Al menos, no en las condiciones en las que se planteó ayer. «No comprendo cómo Foronda ha llevado la modificación a la Comisión con todos esos informes en contra. Es de locos», asegura el concejal socialista Antonio Fernández Santos. Y es que, insiste, de haber salido adelante, los que votaron a favor «estarían incurriendo en una presunta prevaricación», toda vez que supondría aprobar algo en contra de los informes de los departametos técnicos.

Además, Fernández Santos hace también hincapié en la forma, y no solo en el fondo. Y es que, la ruptura de la disciplina de voto de un grupo político en el seno de una comisión es algo, cuanto menos, inusual. «El PP escenificó su ruptura total» y «eso es impropio de un grupo que está gobernando», sentencia.

En una línea muy similar se mueven desde Ciudadanos, cuya portavoz, Gloria Bañeres, asegura que «no se puede aprobar un expediente con todos los informes en contra». De nada sirven, a su juicio, las explicaciones del Plan Estratégico, ya que ha de ser la Intervención municipal la que dé sustento a un expediente de este tipo. Además, insiste, son numerosos los antiguos socios del Plan Estratégico que aún adeudan pagos. «El Ayuntamiento no puede ser el último pagano».

Por eso, añade, lo lógico pasa por analizar con detenimiento las facturas que no han pasado la criba de Intervención para ver si efectivamente han de ser imputadas y, a partir de ahí, proceder a aportar «lo que se tenga que aportar». Pero siempre con justificantes por delante.

Agotar las posibilidades

También mantiene esa postura Imagina Burgos, cuya portavoz, Eva de Ara, reitera la necesidad de «agotar todas las posibilidades» antes de plantear un concurso de acreedores. «La gestión del Plan Estratégico ha sido nefasta», pero ahora, una vez decidida su liquidación, se debe solicitar a todos los socios que paguen lo que deben para que, después, el Ayuntamiento aporte la parte que le corresponda, explica De Ara.

De la misma opinión es el concejal no adscrito Raúl Salinero, que considera que, en todo caso, el escenario del concurso de acreedores no tiene por qué afectar directamente al Ayuntamiento, toda vez el Plan Estratégico es una asociación independiente, de la que el Consistorio no es sino un socio más. «Lo mínimo que se puede exigir es transparencia en las cuentas», subraya Salinero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos