La prórroga del presupuesto deja en el aire al menos 30 millones de inversiones, convenios sociales o ayudas municipales

Ayuntamiento de Burgos/GIT
Ayuntamiento de Burgos / GIT

Equipo de Gobierno y oposición deberán ponerse de acuerdo para incluir los compromisos asumidos a través de modificados de crédito

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Enero 2019. Presupuesto prorrogado. El Ayuntamiento de Burgos se encuentra ahora en la misma situación que hace un año, cuando la falta de acuerdo político entre el Equipo de Gobierno y la oposición obligó a prorrogar las cuentas de 2017. Incluso estamos un poco peor, pues los presupuestos que prorrogamos para el ejercicio de 2019 son, como es lógico, los aprobados en 2018. Eso sí, el mecanismo es el mismo.

Como ya ocurriese a principios del pasado año, la prórroga supone dejar en el aire inversiones, convenios sociales, ayudas culturales o subvenciones deportivas; es decir, todo aquello que queda fuera del gasto corriente y de personal, y que se convierte en compromisos municipales para los que sí hay dinero pero sin consignar en partida concreta, ha apuntado el concejal de Hacienda, Salvador de Foronda.

Más información

«El dinero está ahí», insiste, pues los ingresos municipales se mantienen, pero «no pasan automáticamente» como sí ocurre con los gastos corrientes o los de personal, así que será necesario ir aprobando cada compromiso, cada convenio, cada ayuda, cada subvención o cada inversión a través de modificados de crédito.

Los servicios de Intervención del Ayuntamiento trabajan en estos momentos en la liquidación de las cuentas de 2018 y, a continuación, se pondrán con las modificaciones de crédito. La primera será la «automática», la que incorpora los remanentes de Tesorería para hacer frente al pago a proveedores, las obligaciones de deuda municipale inversiones plurianuales. Las aportaciones de los consorcios de Villalonquéjar y del Desvío Ferroviario, al ser un plan plurianual, pasará automáticamente con la prórroga, ha explicado Foronda, en contraposición con lo que ocurrió el año pasado.

Hacer un presupuesto habría sido «irresponsable», afirma De Foronda

El concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, vuelve a insistir en las dificultades a las que se ha tenido que enfrentar el Equipo de Gobierno a la hora de preparar un proyecto de presupuestos para 2019.

No se ha tratado solo de la situación de minoría política en la que se encuentra el Partido Popular, que le obliga a buscar constantemente pactos con la oposición (principalmente el PSOE) para todo aquello que escapa al funcionamiento ordinario del Ayuntamiento.

La ausencia de presupuestos del Estado y la Junta de Castilla y León, sin conocerse ni siquiera el techo de gasto para 2019, han hecho casi imposible plantear un presupuesto para 2019. Habría sido una «irresponsabilidad» presentar un proyecto en noviembre, ha explicado De Foronda, que tendría que modificarse a principios de año.

Y es que solo la subida de los sueldos de los funcionarios supondrá al Ayuntamiento incrementar en 1,8 millones el gasto de personal, y eso no se habría recogido en el proyecto presupuestario.

El concejal insiste en que también están a la espera de un cambio en la clasificación del Consorcio de Villalonquéjar, que de no producirse supondría que la dedua de 100 millones de euros que acumula computase como deuda municipal.

Y a todo ello se le suma el plan económico y financiero que ha estado en vigor hasta el pasado 31 de diciembre. Con la deuda de los consorcios reestructurada es casi seguro que se dé por cumplido, ha insistido, pero en el caso de que no fuera así, y con un nuevo presupuesto aprobado, habría sido necesario modificar las previsiones para 2019.

Por todo ello, Salvador de Foronda insiste en que «no era tan fácil» hacer un presupuesto, y tampoco se ha contado con el apoyo de la oposición, por mucho que ahora el PSOE critique al PP por haber sido «incapaz» de hacer lo que es una obligación para cualquier administración pública.

El concejal socialista Antonio Fernández Santos aventura que, en la liquidación, se cerrará con un remanente positivo de entre 30 y 40 millones de euros, pues el Ayuntamiento no está gastando lo que debe. Sin embargo, De Foronda prefiere no dar datos hasta que Intervención no haya hecho su trabajo. Es una cuestión técnica y no política, apunta, como los modificados de crédito para asumir los compromisos municipales.

En este caso, tampoco se tiene un cálculo preciso de a cuánto ascienden esos compromisos, pero Fernández Santos apunta que «no menos de 30 millones». Ya en 2018 se tuvieron que aprobar, en abril, seis modificados por valor de 41 millones para inversiones sostenibles, ayudas, convenios, subvenciones y compromisos varios. Y el PSOE está dispuesto a apoyar modificados de crédito, siempre y cuando se destinen «extrictamente» a esos compromisos, sin incluir propuestas propias del Equipo de Gobierno.

«El Equipo de Gobierno no se lo merece», ha asegurado Fernández Santos, pues ha sido «incapaz» de hacer ni siquiera una propuesta de presupuestos para 2019. Sin embargo, si no salen adelante los modificados, todos los convenios con entidades sociales, las ayudas, las subvenciones y las aportaciones municipales comprometidas no se podrán mantener.

 

Fotos

Vídeos