El alcalde confirma que no impulsarán subidas de impuestos por falta de apoyo de la oposición

Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos/PCR
Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos / PCR

El alcalde de Burgos recuerda que en el programa electoral del PSOE se incorporaban revisiones para mejorar la financiación de los servicios públicos municipales pero PP y Cs no comparten subidas de tributos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Ni a corto ni a medio plazo. El Equipo de Gobierno del PSOE no promoverá ninguna modificación la alza de los tributos municipales pues no cuentan con garantías de poder sacar adelante la propuesta al encontrarse en minoría. Así lo ha confirmado el alcalde, Daniel de la Rosa, tras las últimas declaraciones de Javier Lacalle, el portavoz del Partido Popular, relactivas a las últimas promesas del PSOE.

De la Rosa ha reconocido que los socialistas fueron los únicos que se atrevieron a incluir en su programa electoral una revisión de la fiscalidad municipal como fuente de financiación del Ayuntamiento de Burgos. «Si queremos prestar servicios apropiados a las necesidades de los ciudadanos se deben financiar», ha recordado el alcalde, de ahí su apuesta por subir algunas impuestos pero también bajar tasas y precios públicos, como se recogía en el programa.

Más información

Sin embargo, «la readlidad es que estamos gobernando en minoría», ha explicado De la Rosa, y PP y Cs no parecen dispuestos a respaldar un incremento en los tributos. Así las cosas, «en ese escenario, no lo vamos a contemplar a corto o medio plazo», ni se plantearán medidas para incrementar la presión fiscal que soportan los burgaleses a través de los impuestos, las tasas o los precios públicos.

Presupuesto 2020

Eso sí, Daniel de la Rosa ha vuelto a hacer un llamamiento a la «corresponsabilidad» de todos los grupos municipales para la aprobación de un nuevo presupuesto para 2020. «La sociedad burgalesa no se puede permitir tener un presupuesto prorrogado desde 2017», ha afirmado el alcalde, quien vuelve a mostrar su predisposición a negociar con todas las formaciones, «sin líneas rojas ni vetos».

El PSOE quiere conseguir un presupuesto con un «amplio consenso» pero para ello requiere de la «responsabilidad» del resto de formaciones. Una vez más, los socialistas han insistido en que pretenden contar con un borrador para principio de octubre, compuesto de la propuesta del Gobierno pero también de las aportaciones de la oposición. El PSOE intentará «encajar» dichas propuestas para que el resto de grupos puedan «sentirse satisfechos» con el presupuesto.