Seis personas con discapacidad trabajarán en el Ayuntamiento hasta finales de año

Los convenios se han firmado hoy. /GIT
Los convenios se han firmado hoy. / GIT

El Consistorio renueva los convenios de colaboración con Autismo Burgos, Prosame, Down Burgos, Aransbur, Aspanias y Apacid | Se prevé reorganizar el programa a partir de enero

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Un total de seis personas con discapacidad trabajarán en el Ayuntamiento hasta finales de año en virtud de los convenios renovados hoy entre el propio Consistorio y seis organziaciones sociales de la ciduad, que aportarán un trabajador cada una.

Según ha explicado durante la firma de los convenios la concejala de Servicios Sociales, Lola Ovejero, el programa se remonta doce años, cuando Down Burgos promovió una colaboración con el Consistorio para mejorar la empleabilidad de sus usuarios. Hoy el programa está participado por Autismo Burgos, Prosame, Aransbur, Aspanias y Apacid, amén de la propia Down Burgos.

El mecanismo es sencillo. Cada una de las organizaciones participantes selecciona a uno de sus usuarios en función de diferentes criterios y crean un itinerario específico para ellos. Una vez determinados estos extremos, los seleccionados comienzan a trabajar en el Ayuntamiento con el objetivo de que ganen experiencia laboral y mejoren así su empleabilidad.

En esta ocasión, los seis trabajadores, que se incorporarán entre mañana y el próximo 5 de agosto, se repartirán en diferentes áreas del Consistorio, como son el Samyt, Servicios Sociales, Medio Ambiente, Deportes, Centros Cívicos o Alcaldía. En dichos puestos de trabajo permanecerán hasta finales de año, cuando se dará por concluida esta anualidad del programa, cuyo coste para el Ayuntamiento se eleva hasta los 61.800 euros (10.300 euros por asociación).

A este respecto, el programa presenta este año una diferencia sustancial con el de ediciones anteriores. Y es que, tal y como ha explicado Ovejero, los participantes no estarán en el Ayuntamiento todo un año, sino simplemente unos meses. La razón, ha abundado, es que hay otras asociaciones interesadas en entrar a formar parte del programa (Fedisfibur y Aspaym), lo que ha obligado al Consistorio a replantearlo.

Así, a lo largo de los próximos meses se prevé estudiar las posibles fórmulas de desarrollo en función de las capacidades de la administración municipal.