Belenes de todos los colores en san Nicolás de Bari

La iglesia de San Nicolás de Bari acoge hasta el próximo mes de febrero una selección de más de 320 belenes de todo el mundo | Es parte de la colección particular de los hermanos Andrés y Mari Carmen Rodrigo Calvo

La muestra está formada por más de 320 belenes. /GIT
La muestra está formada por más de 320 belenes. / GIT
Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Poco a poco, la Navidad va abriéndose hueco en Burgos. Las luces ya se han encendido, el mercado navideño ya ha abierto sus puertas y los belenes han comenzado a montarse. Y en esa vorágine, la iglesia de San Nicolás de Bari se ha convertido en un paso obligado. Allí, hasta principios de febrero, permanecerá expuesta una muestra formada por más de 320 nacimientos pertenecientes a la colección particular de Mari Carmen y Andrés Rodrigo Calvo, dos hermanos que llevan su pasión por los belenes a la máxima expresión.

Según explica Andrés, su pasión viene de lejos. «Cuando éramos pequeños y vivíamos en Madrid, sólo teníamos el portal de Belén, y lo montábamos en una mesa muy grande en la que poníamos figuras de indios y vaqueros a las que les quitábamos las pistolas para que parecieran pastores. Todos los años pedíamos a los Reyes un Belén en condiciones y un año, cuando yo tenía ya 13 años, nos lo regalaron. A partir de entonces, la ilusión ha sido tan grande que siempre que hemos podido conseguir un Belén, lo hemos hechos», resume.

Y ahora, varias décadas después, la colección ya se ha hecho grande, muy grande. En total, los hermanos cuentan con «unos 3.800 belenes» de todo tipo y condición. Los hay de madera, plomo, piedra, cartón, cristal, hojalata, loza e incluso miga de pan. La única característica que tienen en común todos ellos es que «están en perfectas condiciones».

Así, cada año, los dos hermanos exhiben algunos de sus belenes, tanto en Cajacírculo como en la parroquia de San Nicolás de Bari, cuyas vitrinas están plagadas estos días de representaciones de la Sagrada Familia. En esta ocasión, explica Andrés, han intentado mostrar algunos de los «más antiguos», por lo que pueden verse piezas de los años 50' y 60'.

En este sentido, abunda, no es fácil hacer la selección. «Intentamos no repetir» y exhibir cada año algo diferente. Una tarea complicada, sin duda. De hecho, es un proceso que se prolonga varios meses». «Desde que los recogemos en febrero comenzamos a pensar cuál elegir», destaca con una sonrisa.

Con todo, la suya es una afición que comparten muchas personas en España. Sin embargo, lamenta Andrés, «se está perdiendo la tradición», a pesar de que cada año son cientos las personas que se acercan a conocer su parte de su colección. Si quieren hacerlo, tengan en cuenta que puede visitarse de 11:30 a 13:30 horas por las mañanas y de 17 a 19 horas por las tardes todos los días. La entrada es gratuita los lunes, así como las tardes del martes y el domingo. El precio de la entrada a la parroquia el resto de la semana es de un euro y medio, aunque también se puede entrar gratis con el bono turístico conjunto de la Catedral.

Más información

 

Fotos

Vídeos