El PCAS denuncia que la falta de un lugar para depositar escombros impide el trabajo de la Brigada de Obras

Obras en la Plaza Hortelanos. /IAC
Obras en la Plaza Hortelanos. / IAC

La formación comunera ha calificado la situación de «surrealista», al tener en cuenta «la infinidad de obras que se podrían estar realizando en la ciudad»

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Partido Castellano -Tierra Comunera solicita al alcalde de Burgos información sobre la falta de actividad de la Brigada de Obras desde la finalización del perido vacacional, «teniendo a los trabajadores, prácticamente, mano sobre mano, en las instalaciones municipales».

En un comunicado, el PCAS recuerda que esta situación comenzó a partir de que la última factura presentada por Iglecar, empresa que gestionaba los residuos de la Brigada, está parada en Intervención. La treintena de trabajadores del ente municipal no han podido actuar en lo que va de año 2019 por no poder depositar, en un lugar habilitado, los escombros procedentes de sus actuaciones. «Situación surrealista, con la infinidad de obras que se podrían estar realizando en la ciudad». Para Domingo Hernández Araico, presidente Provincial del PCAS-TC, «lo peor de todo es que, tras su demostrada incapacidad para gestionar a lo largo de ocho años, Lacalle volverá a ser candidato a la Alcaldía».

Los castellanistas exigen explicaciones y depurar responsabilidades ante una circunstancia que debe ser resarcida a la ciudadanía en forma de dimisiones. «Esto en una empresa privada tendría graves consecuencias, cuando se juega con el dinero de todos nunca pasa nada, es indignante, aún más si cabe, pues el alcalde conoce desde hace días la circunstancia».

El PCAS-TC denuncia públicamente, una vez más, la falta de capacidad de gestión del Ayuntamiento de Burgos. A la larga lista de despropósitos de Javier Lacalle y «su troupe», como el impago de las rentas por el alquiler de espacios municipales, ahora se suma un nuevo despropósito. El alcalde conoce esta circunstancia desde hace semanas y no ha movido un dedo, y el concejal Berzosa conoce estas circunstancias desde hace meses. «Resulta lamentable que el Ayuntamiento –Carolina Blasco– no haya sido capaz de poner en funcionamiento la planta de machaqueo de la que dispone, lleva seis años parada», concluye el comunicado.