Fe y buenos alimentos para honrar a la Virgen Blanca

Un momentode la subida al Castillo/AIA
Un momentode la subida al Castillo / AIA

En esta ocasión, se han repartido un total de 5.000 raciones de paella, además de la variedad de pinchos que han ofrecido las peñas

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

La Virgen Blanca patrona de la ciudad de Burgos- ha sido fiel a su cita anual con los burgaleses. Como viene siendo habitual, de forma puntual, a las 12:00 horas se ha dejado ver en la iglesia de San Pedro y San Felices, de donde ha salido a hombros de los peñistas.

El calor -que ha apretado desde bien pronto este domingo- no ha asustado a los numerosos burgaleses que también han querido acompañarla en su ascenso hasta la campa del Castillo -donde estuvo ubicada la iglesia medieval de Nuestra Señora de la Blanca-. Y es que esta romería de Nuestra Señora de la Blanca se trata de la primera fiesta de estas características de un largo mes de festejos en la ciudad. Esta actividad se convierte, de este modo, en el pistoletazo de salida el verano y en el ensayo previo al Curpillos.

Con todas las ganas se ha emprendido la subida de la Virgen acompañada de peñistas, autoridades -Javier Lacalle, alcalde en funciones, el todavía concejal de festejos, José Antonio Antón, Daniel de la Rosa, candidato a la Alcaldía por el PSOE David Jurado,portavoz del PSOE en la Diputación Provincia, y Óscar González, todavía concejal en el Ayuntamiento- y grupos de danza, que han puesto la nota de color con sus trajes y bailes la celebración religiosa.

A la llegada al punto de destino se ha llevado a cabo la Misa de Campaña en la que ha intervenido el grupo de tradiciones 'Los Zagales'. Tras el esfuerzo de la subida y honrar con la misa a la Virgen ha llegado el momento de reponer fuerzas gracias a los innumerables pinchos preparados por las peñas -desde los tradicionales pinchos de morcilla y chorizo pasando por brochetas de gambas costillas-. Y por supuesto, no han faltado las 5.000 raciones de paella -que han contado con el patrocinio de Alcampo- servidas en el aparcamiento del Castillo.

Allí se han congregado los políticos que, un año más, han sido los encargados de repatir la paella a los burgaleses. Javier Lacalle y Daniel de la Rosa se han puesto en una paellera mano a mano, junto con Miguel Santamaría y José Manuel Carbonell, las cabezas visibles de las peñas burgalesesa, y el concejal Óscar González.

En la otra paellera han compartido tarea David Jurado, José Antonio Antón, Blanca Carpintero, Pedro Luis de la Fuente y Vicente Marañón, que se ha incorporado para la ocasión. El último en participar ha sido Raúl Salinero, que se ha unido a Lacalle y De la Rosa, en una jornada en la que todos, periodistas y fotógrafos, han estado muy pendientes de los guiños políticos que pudiera dejar la Romería de la Virgen Blanca, cuando están a punto de conmenzar las negociaciones 'oficiales' para la conformación de gobierno municipal.