Burgos cerrará su ronda interior el 7 de marzo, con la apertura íntegra de la Avenida de la Universidad

Imagen del Puente de la Universidad/PCR
Imagen del Puente de la Universidad / PCR

La conexión entre el Puente de la Universidad y la Avenida Valentín Niño está ultimándose y se abrirá al tráfico el jueves de la próxima semana

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Se avanzó la semana pasada y, ahora, tenemos fecha. El jueves 7 de marzo se abrirá al tráfico la conexión entre el Puente de la Universidad y la Avenida Valentín Niño, completando la Ronda Interior de la ciudad. El alcalde, Javier Lacalle, ha anunciado la fecha de apertura, «un momento histórico» para la la ciudad pues permitirá una comunicación circular, conectando la zona norte y la zona sur, también en este extremo de Burgos.

Lacalle ha recordasdo que la Ronda Interior Circular lleva siendo un objetivo del Ayuntamiento desde hace décadas, «un sueño» que ahora está a punto de complirse, gracias al proyecto del Puente de la Universidad, en el que se han invertido 3,3 millones de euros. El jueves 7 de marzo se pondrá en servicio el último tramo de la Avenida de la Universidad, de modo que los burgaleses podrán disfrutar de la conexión íntegra entre el Hospital del Rey y la Avenida Valentín Niño.

Más información

Las obras concluyen antes de lo previsto, gracias al buen ritmo de trabajo, primero en la construcción del puente (que se puso en servicio el 20 de diciembre) y después en la finalización de los 350 últimos metros, que se ha visto favorecida por las altas temperaturas y la ausencia de lluvias en las últimas semanas. El asfaltado ya está completo, también las aceras y solo quedan retoques para la reapertura.

La Avenida de la Universidad se convertirá, a partir de la próxima semana, en una infraestructura clave para la circulación de la ciudad. Se espera que pueda soportar entre 15.000 y 20.000 vehículos diarios, si bien ahora, el tramo que está abierto entre el Hospital del Rey y Fuentecillas cuenta con una media de 2.500 vehículos al día.

Y es que conecta la zona de la universidad, Parralillos y el Barrio del Pilar con Fuentecillas, Barriada San Juan Bautista y el Polígono Industrial de Villalonquéjar, una de las grandes demandas de los vecinos y usuarios de la zona, de ahí la relevancia del proyecto, cuyas obras arrancaron hace ahora justo un año.