Burgos se entrega a la noche más blanca

La fachada de Santa María de la Catedral fue la protagonista de esta Noche Blanca/IAC
La fachada de Santa María de la Catedral fue la protagonista de esta Noche Blanca / IAC

La programación cultural coincidió con la final de Liga de Campeones y todo el mundo tuvo una excusa para salir a la calle | El vídeo mapping de la Catedral gustó a todos

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Volvió a suceder, la Noche Blanca burgalesa coincidió con una final de Liga de Campeones en la que el Real Madrid se jugaba su decimotercera «orejona». Esto no hizo sino multiplicar el efecto de personas en la calle, unos porque querían disfrutar de la programación cultural y ociosa más amplia del año y otros porque querían ver a su equipo levantando el título de clubes más importante del mundo.

Así, y gracias a que la climatología esta vez se alió con los cientos de personas que participan de la preparación de la Noche Blanca, miles de burgaleses abarrotaron la mayor parte de calles y plazas del centro de la ciudad -aunque Gamonal también participaba del programa de la Noche Blanca-. Los 15 grados que imperaban en el termómetro hasta entrada la medianoche fueron el mejor compañero de viaje para todas esas actuaciones que se celebraban en diferentes rincones de la ciudad.

Pero, sin lugar a dudas, la propuesta más que consolidada del vídeo mapping sobre la fachada de Santa María fue la protagonista de la noche. La proyección realizada por la compañía francesa Ad Lib Créations dio un salto de calidad a lo ya conocido y los burgaleses se lo reconocieron copando el entorno para disfrutar de los diez coloridos minutos ofrecidos por los proyectores.

Aprovechando que es el año en el que se están construyendo los principales actos de la programación del VIII Centenario de la Catedral, la propuesta de Ad Lib Créations hizo alusión a tan ilustre efeméride. Una Seo que recibió su primera piedra en 1221 escenificó su construcción, pero también fantaseó con coloridas composiciones que hicieron las delicias de quienes se acercaron a la Plaza de Santa María.

Además, en esta ocasión, se cuidó de manera especial el acceso y la salida al lugar, con miembros de seguridad privada y Protección Civil. Una entrada y tres salidas permitían hacer que el tránsito de espectadores fuese más fluido y se lanzase cada sesión de vídeo mapping cuando la plaza estaba copada. Así, de 22:30 a 03:00 horas, la Catedral lució de una manera nunca vista para volver a ser la protagonista de la Noche Blanca.

Pero, ni mucho menos, todo se ciñó a la Seo, las 167 actividades programadas en 84 espacios diferentes también recibieron multitud de visitas, porque había burgaleses para todo. La fachada del CAB, las plazas Huerto del Rey, Alonso Martínez, Libertad, España, San Juan y una amplia lista de lugares del centro de la ciudad aprovecharon el especial tirón de esta última edición de la Noche Blanca y vieron como a sus propuestas culturales y de ocio no les faltaban «clientes».

Conforme avanzaba la noche, los talleres y visitas a museos y espectáculos dieron paso a la música y la fiesta con la instalación de Grotèsque 360, que llenó de luz y sonido la zona más nocturna de la ciudad. También tuvieron una especial respuesta los diferentes conciertos ofrecidos desde el escenario instalado en la Plaza de San Juan -Fly Army, Kondenados a la rabia, Send y Heltemot.

Con la música, la noche fue tocando a su fin, después de haber podido lucir más blanca que en la mayor parte de ocasiones y dando muestras de que los burgaleses responden a esta propuesta cultural. Sin embargo, no por consolidada debe de quedarse estancada en un formato que necesita de más novedades para no perder el atractivo que supone disfrutar de la cultura y el ocio en un ambiente nocturno.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos