La luz de las Candelas bendice a medio centenar de niños

Una madre y su hija reciben la bendición/CLR
Una madre y su hija reciben la bendición / CLR

Alrededor de 50 niños han recibido esta mañana la bendición de la Misa de la Luz, una especie de segundo bautismo

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Poco a poco se iba encendiendo la luz de la Real y Antigua de Gamonal. Casi al mismo tiempo que se iban abriendo los ojos de los protagonistas de la mañana. Alrededor de 50 niños nacidos en los últimos doce meses, junto a sus padres o abuelos, han madrugado hoy para recibir la bendición de la Misa de la Luz, uno de los actos más populares de las fiestas de las Candelas.

Todos van en brazos, pues todavía no han dado sus primeros pasos. Alguno prefiere pasar el acto dormido y, los que no, se ponen a llorar o a practicar las que pueden ser sus primeras palabras. Y así, uno a uno, junto a sus familiares, van pasando a besar la pila bautismal, en una especie de «segundo bautismo», según ha afirmado el párroco.

La Misa de la Luz tiene tradición y, por eso, cada año se convierte en una de las citas imprescindibles para el barrio de Gamonal. Velas encendidas y niños al alza como símbolo de unión y ofrecimiento a la Virgen Real y Antigua. Así transcurre esta peculiar ceremonia, en la que los protagonistas son los pequeños feligreses.

Tito de Oro

Al finalizar la Misa de la Luz, se ha entrado el 'Tito de Oro'. En esta ocasión ha sido para el Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedades Raras y sus Familias (CREER). La Cofradía de San Antón ha sido la encargada de entrgar el reconocimiento, debido a la cercanía de su labor por parte de algún miembro de la Cofradía y la valoración de que se trate de un centro de referencia estatal único ubicado en la capital burgalesa.

Aitor Aparicio, director del CREER
Aitor Aparicio, director del CREER / Ricardo Ordóñez / ICAL

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos