El Centro de las Vidrieras es una idea «positiva» pero hay que «despejar muchas dudas»

Las vidrieras de la Catedral son una joya interancional/Cristina López Reques
Las vidrieras de la Catedral son una joya interancional / Cristina López Reques

El alcalde se muestra receptivo al proyecto impulsado por la Fundación VIII Centenario de la Catedral pero hay que clarificar la fórmula de financiación y gestión

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Ideas hay muchas y, en no pocos casos, son interesantes. Sin embargo, no todos los proyectos son viables o, para serlo, requieren de una apuesta económica importante a través de una colaboración público-privada. Y este parece ser el caso del Centro Internacional de las Vidrieras, la iniciativa impulsada por la Fundación VIII Centenario de la Catedral, cuya inversión inicial ascendería a 6 millones de euros.

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha insistido en que «como idea está bien, pero hay que despejar muchas dudas». Las principales tienen que ver con la financiación del proyecto, que a su juicio requeirría de la intervención de otras administraciones, además del Ayuntamiento. Y es que no se trata de una iniciativa municipal, ha apuntado, sino que está promovida por la Fundación Burgos 2021, la Universidad de Burgos y el CSIC.

Además de la idea, conocida desde hace meses y presentada púbicamente hace algunas semanas, hay que plantear el escenario de colaboración público-privado. Lacalle considera que, junto al Ayuntamiento, la Diputación o la Junta, debería contarse también con la implicación del Gobierno central, amén del ambito privado. «Cuando se presente el planteamiento económico se tendrá que analizar», ha afirmado el alcalde, pero «por la colaboración del Ayuntamiento no va a quedar», si bien dentro de un amplio abanico de colaboradores.

Más información

En principio, la creación del Centro Internacional de las Vidrieras requeriría de una inversión de 6 millones de euros. Los almacenes junto a La Estación, propiedad del Consorcio de la Variantes Ferroviaria, hay que comprarlos, no se pueden ceder (como en algún momento se ha insinuado) pues computan en el plan de reestructuración de la deuda como ingresos previstos, ha recordado Lacalle como hiciera la pasada semana el socialista Antonio Fernández Santos.

«Ese espacio tiene un valor y hay que pagarlo», también la propia construcción del centro, pero en un escenario de colaboración institucional y con con «gran parte de iniciativa privada». Además, hay que definir otras cuestiones como quién se encargará de realizar la contratación del proyecto, quién será el titular de la instalación o quién asumirá su gestión a posteriri.

La idea es «positiva», «todo suma pero teniendo los pies en el suelo» para clarificar el escenario económico. Algo que tendrán que hacer los propios promotores, que son los que tienen el proyecto ya diseñado y el contenido ya definido, pues deriva del trabajo de investigación realizado por la profesora Pilar Alonso, de la mano de diferentes institutos del CSIC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos