El Consorcio de Villalonquéjar cierra el año tras vender 39 parcelas

Arcecarne ha sido una de las últimas empresas en comenzar a desarrollarse en Villalonquéjar. /GIT
Arcecarne ha sido una de las últimas empresas en comenzar a desarrollarse en Villalonquéjar. / GIT

El volumen de ventas es muy superior al inicialmente previsto | Otras 23 parcelas ya están adjudicadas y pendientes de formalizar la venta

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La tendencia se ha revertido de manera drástica. Y eso es bueno. El Consorcio de Villalonquéjar cerrará el año tras vender 39 parcelas en la ampliación del polígono, una cifra impensable hace apenas unos años, cuando la crisis y las dudas en torno a la estabilidad económica del organismo paralizaron su actividad.

De hecho, la última reunión del Consejo Rector del Consorcio, celebrada esta misma mañana, ha dado cuenta de una situación económica «muy positiva», según el responsable de Hacienda del Ayuntamiento, Salvador de Foronda. En total, las ventas efectuadas en los últimos meses han permitido amortizar algo más de 11 millones de euros, por lo que la deuda del Consorcio se ha reducido hasta los 98,5 millones.

Además, y esta quizá sea la cuestión más significativa, las previsiones para 2019 son aún mejores. No en vano, ahora mismo hay 23 parcelas adjudicadas, incluidas las dos últimas, que se han reservado por un precio de 51,88 euros el metro cuadrado. En teoría, la venta de todas ellas deberían formalizarse a lo largo del próximo año, lo que dispara la previsión de ingresos hasta los 17,8 millones de euros. Eso «como mínimo», destaca Foronda. A partir de ahí, el máximo responsable de Hacienda confía en que «lleguen más propuestas» a lo largo del año, toda vez que «hasta ahora nadie se ha echado atrás».

Ahora mismo, tan sólo quedan libres 79 parcelas (de un total de 145) y, a la vista de la tendencia acumulada en los últimos meses, Foronda vaticina que se venderán todas «en cinco o seis años».

Reclasificación

Eso sí, no todo son luces en la gestión del Consorcio, también hay alguna sombra. Al menos a juicio del PSOE, cuyo portavoz, Daniel de la Rosa, insiste en la necesidad de reclasificar la deuda del organismo. «Es fundamental» que la Oficina de Contabilidad Nacional no impute la deuda del Consorcio al Ayuntamiento, ya que eso trastocaría la contabilidad municipal y llevaría al Consistorio a una situación muy delicada.

En este sentido, De la Rosa subraya la «necesidad» de que los responsables municipales promuevan el cambio de clasificación contable. Y «mucho me temo que apenas se han molestado» en hacerlo, critica.

Más allá de eso, el portavoz socialista insiste en destacar la «responsabilidad» de su grupo, que hace un año «salvó al Consorcio y al propio Ayuntamiento» apoyando la refinanciación de la deuda del organismo.