Una familia de cinco miembros, intoxicada por el incendio de su vivienda en Burgos

Imagen de la intervención de los Bomberos en el edificio. /Bomberos de Burgos
Imagen de la intervención de los Bomberos en el edificio. / Bomberos de Burgos

El niño de dos años y las dos mujeres de la familia no han necesitado ingreso pero los dos varones han sido trasladados en UVI móvil al Hospital de Burgos

AYTHAMI PÉREZ MIGUEL y PATRICIA CARROBurgos

Los cinco miembros de una familia, padres, abuelos y un niño de dos años, han resultado afectados por el incendio de su vivienda ocurrido a primera hora de la mañana en la capital burgalesa. Las cinco personas han tenido que ser atendidas por una posible intoxicación por humo, aunque finalmente solo dos de ellas, los varones de 69 y 32 años, hna sido trasladados en UVI móvil al Hospital Universitario de Burgos (HUBU).

El incendio se ha declarado minutos antes de las siete de la mañana, cuando la familia se encontraba durmiendo en su domicilio de la calle Luis Cernuda, ha explicado el jefe del Parque de Bomberos de Burgos, Miguel Ángel Extremo. Un vecino es quien ha dado la voz de alarma, al ver mucho humo en el portal y, cuando ha llamado a la vivienda, nadie ha respondio.

Los bomberos se han desplazado una bomba urbana, una autoescala y un vehículo auxiliar y, ante el riesgo de que hubiese personas atrapadas en el interior de la vivienda, han derribado la puerta. Ahí han encontrado mucho humo, pero afortunadamente la familia había podido salir de la casa por un patio interior y se encontraba refugiada junto a otros vecinos, ha comentado Extremo, tras reconocer que ha habido «mucha suerte».

Imagen del piso en el que se ha producido el incendio
Imagen del piso en el que se ha producido el incendio / GIT

Y es que la familia no se ha despertado por el humo, sino cuando el techo del salón se ha venido abajo, pues allí es donde se ha concentrado el humo y el fuego, que ha acogido también al sofá. Afortunadamente, y pese a que la vivienda se sitúa en un cuarto piso, existía un patio comunitario, algo poco común en esas alturas, y la familia ha podido salir de la vivienda. Si no hubiera sido por eso «estaríamos lamentando una tragedia», ha reconocido el jefe de bomberos.

El incendio estaba muy desarrollado cuando han llegado los efectivos de extinción, pero no había salido por la fachada, concentrándose en el interior, y con mucho humo que se ha distribuido por el resto de la vivienda. De ahí que los bomberos hayan hecho un llamamiento para que los burgaleses pongan en sus viviendas detectores de humo, que cuestan muy poco y puenden salvar vidas.

En este caso, un detector habría avisado de que se había declarado un incendio y, antes de que cogiese intensidad, los miembros de la familia estarían en la calle, sanos y salvos, han afirmado. «Ha sido un susto» y eso ha quedado, ha afirmado el alcalde, Javier Lacalle, aunque podría haber sido peor. Finalmente, el suceso se ha saldado con dos intoxicados por humo, trasladados al HUBU, y tres personas dadas de alta in situ, las dos mujeres de 85 y 38 años y el niño de dos años.