USO denuncia «persecución sindical» de Carnes Selectas tras el despido de un delegado

Alfonso Jesús Callejo, delegado sindical despedido, rodeado de compañeros.. /GIT
Alfonso Jesús Callejo, delegado sindical despedido, rodeado de compañeros.. / GIT

El sindicato recurrirá el despido y convoca movilizaciones para forzar la readmisión | Aseguran que se trata de una «venganza» por la «lucha» del delegado contra la doble escala salarial en la empresa

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Se avecinan nuevas tormentas en Carnes Selectas (Grupo Campofrío), motivadas, en esta ocasión, por el despido de Alfonso Jesús Callejo, delegado de la Unión Sindical Obrera (USO). Así lo han dejado claro esta mañana los máximos responsables del sindicato en Burgos, que han asegurado que el despido de Callejo es una «venganza» por la «lucha» del delegado contra la doble escala salarial implementada en la factoría años atrás.

Según ha explicado Raúl Montoya, secretario de Acción Sindical de la Federación de Industria de USO, el despido del delegado, notificado el pasado día 25 de enero, no responde en absoluto a las causas objetivas planteadas por la empresa, que ha argumentado la decisión en base a la proliferación de bajas médicas. Unas bajas que, según subrayan desde el sindicato, «están correctamente justificadas».

Lejos de ello, Montoya ha insistido en que el despido supone una flagrante vulneración de los derechos sindicales. «Se la tenían jurada» a raíz de las denuncias interpuestas por el delegado en torno a la doble escala salarial de la fábrica. Unas denuncias que acabaron siendo estimadas por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y el Tribunal Supremo, los cuales condenaron a la empresa a incrementar los emolumentos de más de un centenar de trabajadores.

Pero más allá de la justificación del despido, desde USO insisten en que éste no se ha realizado siguiendo los protocolos establecidos. Ni ha habido 15 días de aviso, ni se ha informado de la apertura de expediente alguno ni ha habido consultas con el comité de empresa. En suma, se trata, según Montoya, de «un despido injusto y premeditado» que responde a «una persecución al sindicato» y no a causas objetivas.

Movilizaciones

A la vista de la situación, desde USO exigen la readmisión inmediata del delegado. De hecho, el propio Callejo ha insistido en que no aceptará otras ofertas que no sean la readmisión en su puesto de trabajo.

Para ello, el sindicato plantea trabajar en una doble vía. Por un lado, la judicial, mediante la que se pedirá la «nulidad» del despido; y por el otro, la social. De hecho, ya se ha convocado una movilización para el próximo viernes 1 de febrero en la sede de la empresa en el polígono de Villalonquéjar. En principio, USO contará con el apoyo de numerosos miembros de diferentes secciones y sindicatos de Burgos. «No vamos a consentir más persecución sindical. La empresa va a tener enfrente a toda la USO y al resto de sindicatos», ha concluido Montoya.