La disolución planea sobre el Consorcio de Villalonquéjar, que aplaza decisiones a diciembre

Vista aérea de Villalonquéjar/BurgosConecta
Vista aérea de Villalonquéjar / BurgosConecta

El Consejo Rector se volverá a reunir en 15 o 20 días, confiando en un acuerdo político en el Ayuntamiento

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

En busca de un acuerdo político en el Ayuntamiento de Burgos que desbloquee la situación actual, el Consorcio de Villalonquéjar se ha emplazado a diciembre para volver a convocar su Consejo Rector y debatir sobre su futuro. Tras rechazar, de nuevo, el Pleno municipal el convenio de reestructuración, las alternativas son limitadas. O se disuelve el Consorcio, y las arcas municipales asumen la deuda de 112 millones, o los grupos políticos tratan de cerrar un nuevo acuerdo.

En estos momentos, el Consorcio de Villalonquéjar debe 37,9 millones de euros a CaixaBank e ICO. Esta última ha remitido ya un burofax en el que solicita la disolución ordenada, y que se destinen todos los ingresos procedentes de la venta de parcelas a reducir la deuda, ha explicado el concejal delegado, Salvador de Foronda. Mientras, CaixaBank no ha movido ficha, aunque sí lo ha hecho la Fundación Caja de Burgos, que comparte la gestión de Villalonquéjar con el Ayuntamiento.

El Consorcio podría exigir el anticipo de 37,9 millones y, si no se paga, acordar la disolución

En la reunión del Consejo Rector, celebrada esta mañana, se han planteado dos escenarios posibles. Por un lado, se ha hablado de la posibilidad de recurrir ante el Contencioso-Administrativo la última resolución del Pleno municipal (desestimación del recurso de reposición y reiteración de la negativa a aceptar el convenio de refinanciación). Sin embargo, la Fundación considera que es «inútil», pues no resolverá el problema, ha explicado la portavoz de Cs, Gloria Bañeres.

El otro escenario pasaba por exigir formalmente al Ayuntamiento un anticipo de 37,9 millones, para abonar la deuda impagada, ya que es el responsable de asumir los «desequilibrios» financieros, ha apuntado De Foronda. Una exigencia que iría acompañada con la amenaza de solicitar la disolución si el Ayuntamiento se negase.

El PSOE y tres preguntas

De momento, se ha rechazado la opción del recurso y se ha aplazado cualquier otra decisión. Tras mucho debate, se ha acordado convocar una nueva reunión en diciembre, dando de margen entre 15 y 20 días al Ayuntamiento para encontrar «algún tipo de solución». La concejal socialista Nuria Barrio tiene muy claro que al alcalde, Javier Lacalle, «le toca mover ficha» para poner fin a esta situación de «incertidumbre».

El PSOE nunca apoyará la disolución y exige al alcalde de mueva ficha

Los socialistas le han vuelto a exigir que conteste públicamente a las tres preguntas que le hicieron por escrito semanas atrás, comenzando por asumir responsabilidades políticas por la situación del Consorcio. Barrio ha insistido en que Lacalle también debe dejar claro si, como alcalde, está dispuesto a instar a la disolución de Villalonquéjar, pues el PSOE "nunca lo va a hacer».

Además, la concejal ha recordado que se comprometió a llegar a un acuerdo con Ciudadanos y, si no es posible, que reconozca públicamente su «fracaso». Solo si cumple esas tres premisas, el PSOE estaría en disposición de negociar una fórmula para facilitar la aprobación del convenio de reestructuración.

Un sí condicionado

Mientras, en Ciudadanos insisten en modificar los estatutos de los consorcios para legalizarlos. Gloria Bañeres ha reconocido que «ya no es momento de renegociar» el convenio de refinanciación, así que si aceptan una modificación de los estatutos, tendrán apoyo. Y para eso se deberá contar con la Fundación Caja de Burgos, ha apuntado Salvador de Foronda.

El Consorcio prevé ingresos por valor de 16,7 millones, que cubrirían el plan de ventas hasta 2019

El ente está dispuesto a abordar esos cambios, pero siempre y cuando conserven la capacidad de gestión y no tengan que asumir más responsabilidades, patrimoniales o personales. De lo contrario, la Fundación optaría por salirse del Consorcio de Villalonquéjar. «Quieren mantener a toda costa la gestión, pero sin poner dinero», ha criticado Bañeres.

Así las cosas, habrá que esperar a diciembre. Desde el Partido Popular, Salvador de Foronda ha insistido en que «esto no es un juego», ni una negociación política. El Consorcio «es viable» y, de hecho, en el último año se han vendido 23 parcelas, se han firmado los contratos de otras 13 y 9 tienen oferta de compra. Ello generará ingresos por valor de 16,7 millones, cubriendo el plan de ventas hasta 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos