La Fundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos propone restaurar uno de los órganos dañados por el incendio de Notre Dame

Integrantes de la La Fundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos. /Ricardo Ordóñez/ICAL
Integrantes de la La Fundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos. / Ricardo Ordóñez/ICAL

Se llevará a cabo un ciclo de conciertos en el que intervendrán los organistas de las principales catedrales europeas, incluidos los maestros organistas del propio templo parisino

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Fundación VIII Centenario de la Catedral Burgos 2021 propone restaurar uno de los órganos dañados por el incendio de Notre Dame de París del pasado 15 de abril. Así lo anunció hoy en la capital burgalesa el vicepresidente ejecutivo de la institución, Antonio Méndez Pozo, quien precisó que se llevará a cabo un ciclo de conciertos en el que intervendrán los organistas de las principales catedrales europeas, incluidos los maestros organistas de la propia Notre Dame, según informa ICAL.

Entre ellas, se prevé que puedan participar los órganos de las catedrales de Milán (siglo XVI), Hamburgo (siglo XVIII), Matías de Budapest (siglo XIX), Colonia (siglo XX), Reims (siglo XIX), Chartres (siglo XVIII), York (siglo XIX), San Pablo de Londres (siglo XVIII) y Pisa (finales del siglo XVI), entre otras.

Así, desde el próximo 19 de julio de este año y hasta el 2021, se programará un amplio programa, que constará de «cuatro o cinco conciertos al año» en torno a la fecha clave del 20 de julio, que fue cuando se colocó la primera piedra de la seo burgalesa. De esta forma, avanzó que el viernes, 19 de julio, se celebrará un concierto con el órgano de la iglesia de La Merced a cargo de un organista burgalés.

Al día siguiente, sábado 20 de julio, tendrá lugar una solemne misa en la Catedral, concelebrada por el arzobispo de París, Michel Aupetit, y su homólogo en Burgos, Fidel Herráez, y a la que se invitará a la Casa Real, al Gobierno de España, autoridades francesas y prelados. Por la tarde, uno de los cinco organistas que tiene la Catedral de Notre Dame hará sonar el órgano de la basílica burgalesa.

El ciclo continuará el domingo 21 con un concierto en la iglesia de San Lesmes y se cerrará el martes 23 con otro en Las Salesas. Mientras que el lunes 22 se inaugurará la exposición del escultor Venancio Blanco y habrá un concierto de la Orquesta y Coro del Teatro Real, que será retransmitido por La 2 de TVE y el Canal Internacional. Aprovechando esta circunstancia el vicepresidente de la Fundación desveló que tratarán de convencer a la televisión pública para que retransmita también el concierto del día anterior.

En este sentido, Méndez Pozo indicó que «no se pretende recaudar para ayudar en la reconstrucción» sino que «la hija mayor de las catedrales europeas de Notre Dame, en un momento complicado de la madre, haya un punto concreto que Burgos se vea reflejado y que uno de los órganos de Notre Dame sea restaurado por los burgaleses».

Así, la aportación económica será voluntaria, tanto de los que acuden al concierto como de los que no, si bien advirtió de que «primero hay que conseguir el permiso del Gobierno francés, propietario de la Catedral» aunque se mostró convencido de que «no habrá ningún problema» ante esta «idea sana y solidaria».

Por su parte, el pianista y Premio de las Artes de Castilla y León, Antonio Baciero, afirmó que confía en que estos ciclos «den opción para cuidar un repertorio importante de entre los siglos XVI y XVIII» y añadió que la «gran magnitud» de los seis órganos con los que cuenta el templo burgalés es «un auténtico museo organístico».

Vinculación

«Ese fuego era como una metáfora de la destrucción de una parte de la historia y del ser de Europa», lamentó el presidente del Consejo Asesor de la Fundación, René Payo, quien recordó que «no se conciben estos templos sin sus grandes órganos que en las más notables solemnidades crean singulares ambientes sonoros que nos aproximan a lo divino». Hay noticias de estos instrumentos en Notre Dame desde 1330 y en Burgos desde 1308.

El gran órgano de París, uno de los más grandes de Europa, fue reconstruido hacia 1868 por Aristide Cavaillé Coll, que también fabricó el de la iglesia burgalesa de La Merced, que también logró resurgir tras el incendio de este templo en 2001. En el de Notre Dame «se han interpretado las mejores composiciones del barroco francés y europeo y los soberbios compases de la música de Berlioz», expuso Payo. Finalmente, el presidente del Cabildo, Pablo González, subrayó el vínculo entre Notre Dame y la Catedral de Burgos, de la que dijo que «no es solo la hija mayor, sino la hija más guapa».