Juego de verticales para acoger la memoria de Burgos

El jurado ha seleccionado esta mañana el proyecto ganador/PCR
El jurado ha seleccionado esta mañana el proyecto ganador / PCR

Los valencianos Mª Dolores Contell y Juan Miguel Martínez se llevan la ampliación del Palacio de Castilfalé

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

'Privilegios, sisas y alcábalas'. Así se denomina el proyecto de ampliación del Archivo Municipal que se ha llevado el concurso de ideas convocado para elegir el diseño del edificio anexo al Palacio de Castilfalé. El jurado ha escogido la propuesta del estudio de arquitectura de los valencianos Mª Dolores Contell y Juan Miguel Martínez, de entre las 7 que pasaron a la segunda fase, tras descartarse otras siete ofertas iniciales.

El jurado ha valorado la coherencia entre la propuesta arquitectónica y el valor patrimonial del Palacio de Castilfalé, sustentada por un amplio estudio histórico del edificio, ha explicado Miguel Ángel Alonso, el representante del Colegio de Arquitectos de Burgos. Además, ofrece una solución funcional a los problemas de falta de espacio que presenta Castilfalé, y que han motivado la necesidad de plantear una ampliación en la parcela anexa al palacio.

El proyecto es respetuoso con los elementos patrimoniales existentes
El proyecto es respetuoso con los elementos patrimoniales existentes / PCR

Alonso ha destacado que el diseño «trata de dialogar con los elementos preexistentes», a través de una tratamietno vertical de las fachadas, que recuerda a los edificios hoy desaparecidos. La ampliación apostará por la piedra y el ladrillo, mismos materiales que en Castilfalé, pero con diversidad en el tratamiento. Asimismo, plantea una reactivación de la calle Pozo Seco, en las traseras de Castilfalé, y lo más importante, se enfrenta de manera respetuosa, «neutra», a la Puerta de Coronería de la Catedral de Burgos.

Obras en 2019

Una vez seleccionada la propuesta vencedora, el Ayuntamiento de Burgos iniciará los trámites para la firma del contrato en el menor tiempo posible. El estudio de arquitectura dispondrá de cinco meses, hasta mayo del próximo año aproximadamente, para presentar el estudio básico del proyecto. Luego, se examinará por los técnicos municipales y, con su visto bueno, los arquitectos tendrán que presentar el proyecto de ejecución, al mismo tiempo que el estudio de detalle.

Javier Lacalle calcula que ambos documentos podrían estar aprobados para finales de 2018, de tal modo que las obras se podrían licitar entonces o a principios de 2019. Lo que sí está claro es que los trabajos no comenzarán antes del verano de 2019. El alcalde ha insistido en que, cuando los arquitectos vayan disponiendo de las líneas básicas del proyecto, se pondrán en conocimiento de la Comisión de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, entidad competente para dar el visto bueno a la intervención.

De catorce a cuatro

El jurado del concurso de ideas se ha reunido esta mañana en el Palacio de Castilfalé. Inicialmente se presentaron 14 propuestas, de las que se eligieron 7 tras una primera fase de descarte. En esta jornada la pugna ha quedado entre cuatro. La segunda y la tercera oferta han quedado empatadas a puntos y corresponden a 'Puerta Alta', de Frade Arquitectos junto con Antonio Valverde y Cesar Buquerín, y 'La Última Medianera', de una unión de arquitectos de Castilla y León. El cuarto puesto se lo ha llevado 'Todos al patio' del burgalés José Cameno.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos