El Museo del Libro cierra y se trasladará fuera de Burgos, «harto» del «desprecio» y el «desdén» institucional

Juan José García, responsable de la Editorial Siloé y del Museo del Libro/PCR
Juan José García, responsable de la Editorial Siloé y del Museo del Libro / PCR

La Editorial Siloé ha anunciado su intención de cerrar las instalaciones de El Hondillo, doce años después de su inauguración y pese a haberse convertido en un referente cultural de Burgos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El hartazgo ha rebosado los límites de lo aceptable y la dignidad se impone sobre cualquier otra consideración. La Editorial Siloé ha anunciado su intención de cerrar el Museo del Libro y trasladarlo fuera de Burgos, y fuera de Castilla y León, a cualquier ciudad que de verdad valore la riquieza cultural que supone una instalación que, el próximo 23 de julio, cumplirá doce años de vida.

Juan José García, responsable de la editorial burgalesa junto con Pablo Molinero, asegura que «están encantados con la actitud de los burgaleses», pero no con el Ayuntamiento de Burgos y la Junta de Castilla y León, de los que solo ha recibido desprecio, desdén e ingratitud. «Es frustrante», afirma, pues el Museo del Libro podría manterse otros diez años más, «pero nos gustaría hacerlo en un sitio en el que nos tengan en consideración».

Y así se lo han trasladado hoy mismo al Ayuntamiento, a través de una carta registrada a la atención del alcalde. La misiva se firmó el pasado 31 de mayo, antes de conocer siquiera quién sería el nuevo regidor, si bien la decisión se tomó antes y ha estado muy madurada. «Así no podemos seguir», ha lamentado García, quien insiste en que el museo ha sufrido «el desamparo, la ingratitud e incluso el desdén de los gobernantes locales y regionales».

De la Rosa ofrece colaboración para evitar el traslado

La noticia del cierre del Museo del Libro, con el corsecuente traslado a otro municipio de fuera incluso de Castilla y León, ha corrido como la pólvora esta mañana y ha llegado a oídos, entre otros, del alcalde de Burgos. Daniel de la Rosa ha asegurado que «reflexionará» y buscará contactar con los gestores del museo para intentar frenar la decisión que han tomado.

El regidor espera que aún se está «a tiempo» para demostrar que llega un cambio de gestión en el Ayuntamiento de Burgos, en el que el PSOE priorizará la cultural para ponerla en el lugar que le corresponde. Los socialistas quieren colaborar con todos, incluidas entidades privadas, y su «intención» es hacerlo también con el Museo del Libro.

Es consciente que de existía un compromiso de convenio de colaboración, que piensa mantener «en la medida de las posibilidades», y por eso ahora no compromete una cifra concreta, pero sí un encuentro para hablar y la disposición a colaborar, ha afirmado.

Por su parte, Mar Sancho, la directora general de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, ha asegurado desconocer la información. También ha apuntado que el Museo del Libro no forma parte del sistema museístico de Castilla y León, pues rechazaron la invitación realizada por la Junta tras la creación de la ley regional de museos.

Y dicho desprecio tiene nombres y apellidos. En su carta al Ayuntamiento, la Editorial Siloé afirma que «del Partido Popular, sempigobernante en el Ayuntamiento y la Junta durante toda su vida editorial, solo han obtenido un clamoroso desprecio y han tenido que soportar actuaciones que rozan la burla y el insulto«. En clave local, las críticas se dirigen contra el exalcalde Javier Lacalle.

Juan José García recuerda que se comprometieron, a través de un acuerdo plenario, a firmar un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Burgos. Primero se habló de una ayuda de 25.000 euros, que bajó a 20.000, y acabó siendo de 10.000, aunque nunca se ha llegado a firmar dicho convenio ni se ha recibido ningún tipo de colaboración. A lo máximo que han llegado en el Ayuntamiento ha sido a colocar «cuatro rotulitos» de señalización, y tras mucho insistir.

Cambio radical

La decisión tomada por la Editorial Siloé se haría efectiva el próximo 23 de julio, cuando celebren su aniversario y cierren las puertas del Museo del Libro. No tienen reubicación, pero están dispuestos a analizar cualquier propuesta que les planteen, y están convencidos de que muchas localidades del Camino del Cid o del Camino de Santiago, por ejemplo, estarían interesadas en acoger la instalación cultural.

Vivar Cuna del Cid «lamenta profundamente» el cierre del museo

La Asociación Vivar Cuna del Cid ha comunicado su «profunda tristeza» tal conocer el anuncio del cierre del Museo del Libro, ampliado a Museo del Cid, gestionado por la Editorial Siloé.

Desde su apertura, la relación con esta dotación cultural «de primer orden» ha sido «excelente» y han sido varias las líneas de colaboración establecidas en los últimos años «, han explicado, y no solo con nuestra asociación si no con numerosos colectivos y entidades, lo que ha permitido ofrecer en la ciudad de Burgos un punto cultural de interés que no podemos permitir que eche el cierre».

Desde la asociación confían en que la situación se pueda revertir e instan, tanto a sus propietarios como a las instituciones locales burgalesas, a reconsiderar la decisión.

Para que Siloé cambie de opinión debería producirse un «cambio radical» en la actitud de las instituciones, empezando por el Ayuntamiento de Burgos. «Nosotros no pedimos dinero, pedimos apoyo», ha aseverado Juan José García, tras recordar que han colaborado desinteresadamente con las actividades municipales durante todos estos años, pero están ya «hartos» del desprecio constante.

García ha recordado que el proyecto del Museo del Libro nace de la iniciativa privada, y así se ha desarrollado. Su cierre no afectará a la Editorial Siloé, que continuará en Burgos, ni al Voynich Café, que funciona extraordinariamente bien, insiste. También garantiza que, allá dónde vaya al museo, seguirá llamándose Fadrique de Basilea.

Más información