La restauración del trasaltar de la Catedral arrancará en 2019, mientras avanzan los trabajos previos

Los andamios ya están instalados/PCR
Los andamios ya están instalados / PCR

El taller de restauración en Pellejería ya está construido y se han instalado los andamios en torno a la girola

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Todavía no se ha tocado ni una piedra, y no se hará hasta 2019, si bien el proyecto de restauración del trasaltar de la Catedral de Burgos ya está en marcha. A principios de septiembre se comenzó a construir el taller de restauración, ubicado en la Puerta de Pellejería, y ahora se están colocando los andamios en torno a la girola, pero eso no quiere decir que se vaya a comenzar la restauración de la piedra, ha insistido Víctor Ochotorena, el fabriquero de la Seo burgalesa.

El ambicioso proyecto, que pretende poner fin de manera definitiva al erróneamente llamado 'mal de la piedra' y recuperar los relieves más deteriorados de Felipe de Vigarny, se prolongará durante tres años y supondra una inversión de 1 millón de euros, a financiar entre el Arzobispado de Burgos y la Junta de Castilla y León. Eso sí, este primer año 2018 es para trabajos preparatorios.

Ochotorena confirma que la estructura del taller de restauración está finalizada, pero queda por instalar todo el equipamiento, las cubetas de desalación, los desmineralizacores de agua o las cabinas de microproyección y tratamiento ultravioleta. El instrumental servirá para eliminar progresivamente la sal que contienen los relieves, fruto de las filtraciones del subsuelo, y que es la responsable de la rotura de la piedra caliza. Será un trabajo complicado y duradero en el tiempo, y se completará con las labores propias de consolidación y restauración.

Dos relieves de Vigarny están muy deteriorados
Dos relieves de Vigarny están muy deteriorados / PCR

Al mismo tiempo, los operarios de la empresa adjudicataria están instalando los andamios, que se cubrirán con un soporte mitad madera mitad plástico para evitar que el polvo producido por los trabajos de desmontaje y restauración se extienda por el resto de la Catedral, ha apuntado el fabriquero. Además, la Capilla de San Gregorio se habilitará para acopio de material y albergará las piezas tratadas para su aclimatación del ambiente de la Catedral.

Relieves de los siglos XV y XVI

El proyecto de restauración supone actuar en los cinco relieves que componen el trasaltar, de los siglos XV y XVI, si bien de manera diferenciada. Los dos relieves que se encuentran más deteriorados, de Felipe de Vigarny, son La Crucifixión y el Descendimiento y la Resurrección. Se desmontarán completamente, trasladándolos al taller de restauración para la eliminación de las sales, tras lo cual se devolverán a la Capilla de San Gregorio y se recolocarán.

El resto de relieves, uno de Vigarny y dos de Pedro Alonso de los Ríos, experimentarán una intervención de limpieza, consolidación y restauración 'in situ'. Se trata de Cristo camino del calvario, Oración de Jesús en el huerto y Ascensión del Señor, que no presentan deterioros tan importantes, aunque es necesaria su restauración y limpieza.

Las obras incluyen construir una barrera para frenar la humedad que, desde el subsuelo, se filtra en la girola, cargada de las sales que al secar producen la rotura de la piedra. Asimismo, se catolagarán los desperfectos y se reintegrarán volúmes perdidos a través de «máscaras» desmontables.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos