El proyecto de restauración del trasaltar de la Catedral de Burgos ya está en marcha

Imagen de los trabajos para construir el taller de restauración/PCR
Imagen de los trabajos para construir el taller de restauración / PCR

Se ha comenzado a construir la instalación en la que se ubicará el taller de restauración, en el patio de la Puerta de Pellejería

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El proyecto para restaurar los relieves del trasaltar de la Catedral de Burgos ya ha echado a andar. La empresa adjudicataria de los trabajos, Trycsa S.A., ha comenzado la instalación del taller de restauración en el patio de la Puerta de Pellejería. En concreto, se ha construido una superficie de hormigón y madera sobre la que se ubicará a continuación el propio taller en el que se realizarán las labores de limpieza, consolidación y restauración de dos de los cinco relieves, los que están más deteriorados.

Así, la intervención da sus primeros pasos si bien queda mucho camino por delante, pues será necesario levantar una estructura bajo la que colocar las cabinas de microproyección y tratamiento ultravioleta, las cubetas de desalación, los desmineralizadores de agua y el resto de equipamientos con los que trabajarán los expertos.

Se ha instalado una superficie de hormigón y también habrá una estructura de madera
Se ha instalado una superficie de hormigón y también habrá una estructura de madera / BC

Mientras, en el interior de la Catedral se tendrá que habilitar la capilla de San Gregorio para acopio de las piezas demontadas y se tendrá que realizar un nuevo cerramiento, más adecuado, en el trasaltar, para evitar que el polvo de los trabajos se desmontaje y restauración. No obstante, en el interior de la Seo todavía no hay movimiento y los visitantes pueden disfrutar tranquilamente de esta joya del gótico europeo.

Una vez avanzada la primera fase de la intervención, la que se corresponde con la instalación de los medios auxiliares, el proyecto contempla la realización de ensayos previos y análisis de materiales (si es necesario) e incluso un escaneado en 3D de los paneles que componen el trasaltar. El elemento arquitectónico cuenta con cinco relieves de los siglos XV y XVI, tres son obra de Felipe de Vigarny y los otros dos son de Pedro Alonso de los Ríos.

Desmontaje parcial

La restauración requerirá del desmontaje de los relieves de La Crucifixión y el Descendimiento y la Resurrección, que son los más afectados y se trasladarán al taller de Pellejería. Allí recibirán un tratamiento para eliminar las sales que ocasionan la rotura de la piedra, el conocido erróneamente como 'mal de la piedra'. Se consolidarán y se restaurarán para su reincorporación a la girola.

El trasaltar se encuentra muy deteriorado
El trasaltar se encuentra muy deteriorado / Ricardo Ordóñez

Igualmente, se actuará sobre los otros tres relieves pero sin necesidad de desmontarlos. Y en el propio trasaltar se creará una barrera para frenar la humedad que sube desde el subsuelo. Durante el proceso se limpiará la piedra, se consolidarán los fragmentos rotos, se catalogarán los desprendimientos y, en algunos casos, se procederá a la reintegración de volúmenes perdidos. Eso sí, no va a haber una restauración de las escenas pues se desconoce cuál era su composición original de manera exacta.

El proyecto tiene una inversión de 1 millón de euros, participada entre la Junta de Castilla y León y el Arzobispado de Burgos. El plazo de ejecución es de tres años y se espera que esté concluido para la celebración del VIII centenario de la Catedral en el año 2021. Mientras, se desarrollará un proyecto cultural para que las visitas no se vean afectadas por los trabajos, como tampoco lo estarán las actividades de culto.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos