La Catedral comienza a prepararse para la restauración del trasaltar

Catedral de Burgos/GIT
Catedral de Burgos / GIT

Cultura espera iniciar los trabajos a mediados de mes, con el proyecto de ejecución y las tareas previas de preparación de espacios

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

En la Catedral de Burgos cuentas las horas para arrancar, de manera efectiva, la restauración de los relieves del trasaltar. Los plazos marcados por la Dirección General de Patrimonio Cultural hablan de mediados de mes para iniciar los trabajos previos, relativos a la preparación de los espacios que se van a ver afectados por este ambicioso proyecto, que cuenta con un presupuesto de 1 millón de euros y tres años de ejecución.

Así, mientras la empresa adjudicataria elabora el proyecto de ejecución (que define actuaciones concretas y procesos de contratación), en la Seo se irán instalando los medios auxiliares. Es decir, se procederá al cerrado adecuado de la zona de trabajo en el trasaltar, para evitar que el polvo se extienda por todo el monumento.

También se habilitará la capilla de San Gregorio como espacio de acopio de piezas desmontadas y, lo más importante, se instalará el taller de restauración en el Patio de Pellejería. Allí se colocarán las cabinas de microproyección y tratamiento ultravioleta, las cubetas de desalación, los desmineralizadores de agua y los dispositivos de seguridad, entre otros.

Más información

El proyecto de restauración del trasaltar supone el desmontaje de los relieves más afectados, La Crucifixión y el Descendimeinto y la Resurrección, ambos de Felipe de Vigarny y que corresponden a los siglos XV y XVI. Las piezas se trasladarán al taller de Pellejería para un tratamiento de eliminación de las sales que ocasionan la rotura de la piedra y su posterior consolidación y restauración.

Igualmente, la intevención supondrá actuar en los otros tres relieves del trasaltar, uno de Vigarny (Cristo camino del calvario) y dos de Pedro Alonso de los Ríos (Oración de Jesús en el huerto y Ascensión del Señor), pero sin desmontarlos. Y se creará una barrera para frenar la humedad que asciende desde el subsuelo de la Catedral por la girola, y a través de la cual entran las sales causantes del erróneamente denominado 'mal de la piedra'.

Por ese motivo, el primer paso es la preparación de las instalaciones para la realización de las labores de restauración, pero también la realización de ensayos previos (si se consideran oportunos) y de análisis de materiales, para garantizar en todo momento la protección del trasaltar. Incluso se llevará a cabo un escaneado en 3D de los paneles que lo componen, para contar con la información clave en formato digital.

Limpieza, restauración y consolidación

Una vez superada esta fase preparatoria podrán comenzar las labores más físicas, que incluirán limpieza de recubrimientos y depósitos, desalación, consolidación de los fragmentos rotos, catalogación de los desprendimientos para su posterior recolocación e, incluso, una reintegración de volúmentes perdidos. Eso sí, solo se realizará esta tarea cuando sea imprescindible, pues no se pretende recrear las esculturas perdidas, puesto que no hay forma de conocer el dibujo con exactitud.

El proyecto de recuperación del trasaltar es una de las intervenciones más ambiciosas realizadas en la Catedral de Burgos, y con la que se concluirá el plan director de restauración. La actuación estará finalizada en tres años y, mientras, se tratará de minimizar el impacto en el funcionamiento ordinario de la Seo.

De este modo, las obras serán compatibles con el culto diario y las visitas turísticas y, además, se diseña un proyecto cultural de difusión. Se instalarán paneles explicativos, se tratará de abrir el taller de restauración al público, se ofrecerán visitas especializadas e incluso conferencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos