Unos Sampedros sin feria de tapas (tradicional)

Las tapas son uno de los atractivos de la fiestas/IAC
Las tapas son uno de los atractivos de la fiestas / IAC

Los hosteleros ven «inasumibles» las nuevas condiciones y descartan participar en la feria, a la que se habrían inscrito 6 gastronetas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

A la espera de conocer la reacción del Ayuntamiento de Burgos se puede avanzar que las Fiestas de San Pedro y San Pablo 2018 no contarán con la tradicional Feria de Tapas. Cerrado el plazo para las inscripciones, ningún hostelero de la ciudad ha presentado solicitud de participación y, por los datos que maneja el colectivo, se contaría con seis propuestas de gastronetas. Son la gran novedad de la feria, aunque no evitarán que se distorsione el evento gastronómico, que muchos ya daban por muerto en ediciones anteriores.

Los 'caseteros', es decir, los hoteleros que vivienen participando año tras año en la Feria de Tapas, consideran «inasumibles» las nueva condiciones impuestas por el Ayuntamiento de Burgos. Las bases aprobadas en marzo incluyeron el pago de la correspondiente tasa por ocupación de la vía pública, a razón de 324 euros por casa durante las jornadas de feria. Una cuantía que se sumaría a los gastos ordinarios, no solo de personal, sino también de luz, agua, limpieza y seguridad, asumidos hasta ahora por los hosteleros.

En un comunicado emitido esta semana, los 'caseteros' daban a conocer su «decisión unánime» de no solicitar inscripción, pues consideran que la participación es «inasumible» y «con grandes posibilidades de ser antieconómica». Al coste a mayores derivado de la tasa municipal se sumaría la contratación de un mayor número de actividades de animación e, incluso, la renovación de las casetas, pues fueron requisitos incluidos en las nuevas bases.

Igualmente, los hosteleros señalan como desventaja que se han modificado las ubicaciones, con la salidad de la Plaza Mayor, por ejemplo, y la entrada de Las Llanas, Bernardas o San Agustín. Y las fechas tampoco son tan atractivas con en ediciones anteriores, así que los 'caseteros' han optado por quedarse fuera de la feria. Sí se cuenta, a falta de confirmación municipal, con 6 foodtrucks inscritos, aunque los hosteleros recuerdan que «el modelo de gastronetas no tiene nada que ver con las casetas», empezando por los precios.

Malestar

Los 'caseteros' han mostrado también su maletar con el Ayuntamiento y, en concreto, con los grupos de la oposición, que fueron los que forzaron el cambio actual de las bases de participación. En el comunicado remitido, el colectivo insiste en que creen que su «esfuerzo económico y profesional no está suficientemente valorado», ni tampoco lo que supone de «aportación festiva» la feria de tapas. Se definen como un evento de interés público, que genera gran animación en calle, crea puestos de trabajo y promociona los productos de la tierra.

Sin embargo, los hosteleros no se sienten reconocidos y, reiteran, los gastos que asumen con la feria son «suficientes». Tampoco contemplan la posibilidad, propuesta por el Consistorio, de subir a 2,6 euros el precio de las tapas, pues se trata de una feria popular y los precios deben ser populares. Así las cosas, de momento, lo Sampedros no contarán este año con la Feria de Tapas, tal como la conocemos.

Desde el Ayuntamiento, José Antonio Antón afirmó el viernes, tras el Pleno municipal, que examinarían la situación mañana lunes, una vez comprobase los datos de inscritos. El concejal de Festejos apuntaba a la existencia de alguna inscripción para casetas y varias para gastronetas, pero los hosteleros lo dudan y señalan que, con los últimos cambios, «se han encontrado los límites de la viabilidad» de la feria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos