La tala de chopos en El Parral obliga a reubicar seis peñas para el día del Curpillos

Imagen del Parral de 2018/Ricardo Ordóñez | ICAL
Imagen del Parral de 2018 / Ricardo Ordóñez | ICAL

Las nuevas ubicaciones suponen recuperar una antigua localización a la entrada del camino de Las Huelgas | Las peñas están conformes con los cambios, que podrían no ser los últimos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Las peñas van preparando el engranaje para la celebración de la Festividad del Curpillos con su tradicional jira de El Parral. En la tarde del jueves, la Federación de Fajas, Blusas y Corpiños celebró reunión para dar a conocer entre las agrupaciones los cambios de ubicación planteados tras la tala de árboles que se ha llevado a cabo en el Parque del Parral, para sanear esta importante zona verde de la ciudad.

La tala municipal afecta a la ubicación de seis peñas, cuyos puestos pasarán al inicio del camino de Las Huelgas, quedando las líneas habituales a sendos lados del parque, ha explicado el presidente de la federación, Miguel Santamaría. Del número 1 al seis se encontrarán en la entrada de El Parral por la puerta de Las Huelgas. Del 7 al 18 se localizarán en el camino de Las Huelgas, sirviendo de cierre la posición 36, y del 20 al 35 en la línea paralela a la carretera, estando el número 20 en el acceso frente a San Amaro.

Imagen del plano para El Parral 2019
Imagen del plano para El Parral 2019

Hace años, las peñas utilizaban esta localización en la entrada de Las Huelgas, ha explicado Santamaría, y se ha tratado de gestionar los cambios de la manera más «ecuánime», pues hay que recordar que el fin último de la fiesta es recaudar fondos para los Sampedros y todas las peñas deben de tener las mismas posibilidades.

De ahí que otras posibilidades, como entender la línea del camino de las Huelgas casi hasta la Puerta Romeros del Hospital del Rey se hayan descartado. La reorganización propuesta, y aceptada en el Ayuntamiento por los servicios de seguridad, es la más idónea y poco más se puede hacer, reconoce Santamaría, al menos por este año. Y es que el problema va más allá de la edición 2019.

Los árboles talados han sido sustituidos por nuevos ejemplares, así que se tardará unos cuantos años en poder volver a ubicar en la zona las peñas; además, Santamaría apunta que será necesaria alguna otra limpia en el parque, así que es problable que en el futuro haya nuevas reubicaciones, y esta localización planteada es una primera prueba, «a ver que tal funciona».

La distribución de las peñas se ha hecho al modo tradicional, mediante sorteo, si bien Miguel Santamaría apuesta por introducir cambios en el futuro. Una idea pasaría por establecer una distribución corrida, sin sorteo, de modo que cada peña fuese saltando dos posiciones cada año. Así no se dependería únicamente de la buena suerte para conseguir una posición de las consideradas buenas.

Temas

Burgos