Los trabajadores de Jardines exigen el pago del finiquito a Jardines Burgos tras el cambio de adjudicatario

Imagen del servicio de Jardines con la anterior adjudicataria/PCR
Imagen del servicio de Jardines con la anterior adjudicataria / PCR

La UTE formada por Arranz Acinas y Grupo Raga adeuda 150.000 euros a los empleados en concepto de liquidación de relación laboral ante el cambio de concesión del servicio municipal

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Los trabajadores del servicio de mantenimiento y conservación de los jardines de Burgos denuncian que la anterior adjudicataria, la UTE Jardines Burgos, no ha cumplido con sus obligaciones y les adeuda 150.000 euros en concepto de finiquito. Les ha pagado el último de los sueldos, correspondiente a abril, pero no ha liquidado con ellos vacaciones, extras y demás obligaciones.

El presidente del Comité de Empresa, Jorge Duque, recuerda que el servicio municipal de gestión de los jardines urbanos de Burgos recae ahora en Valoriza y Parque Norte, las empreasas adjudicatarias de la nueva concesión. La plantilla se ha subrogado, cuenta con 110 trabajadores, aunque no todos están afectados por este impago. La deuda se tiene con trabajdores fijos a jornada completa y algunos fijos discontinuos, comenta Duque.

Más información

Los trabajadores ya se han dirigido al Ayuntamiento de Burgos, con escritos remitidos al alcalde, Javier Lacalle, y a los concejales de Hacienda y Medio Ambiente, Salvador de Foronda y Carolina Blasco. Y están dipuestos a tomar cuanta medida de presión sea necesaria para conseguir que se les pague lo que les debe. Y es que Duque recuerda que, hasta no cumpla con el pago del finiquito, la subrogación no es plena, pues está vinculada a que la anterior adjudicataria liquede todas sus deudas.

La plantilla insiste en que tan responsable de lo que ocurre es la UTE Jardines Burgos como el Ayuntamiento, pues se trata de un servicio municipal en régimen de concesión. Aun así, confían en poder encontrar una solución al conflicto sin llegar a mayores movilizaciones ni denunciar los impagos. En las últimas horas la empresa ha hecho movimientos, con la intención de pagar la próxima semana, afirma Duque. «Hay buenas intenciones pero no nos fiamos», apunta, pues llevan casi un mes esperando y exigiendo su dinero.