Una tromba de agua anega Burgos

Imágenes de la tromba de agua de esta tarde en Burgos / BC

La intensa lluvia caída entre las tres y las cuatro de la tarde ha generado balsas de agua en numerosos puntos de la ciudad, sobre todo en Gamonal y Capiscol

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Había avisos de tormenta y, tras un primera llamada de atención por la mañana, la lluvia ha llegado intensamente a Burgos. Una tromba de agua, acompañada incluso de granizo, ha alterado la sobremesa de los burgaleses, ocasionando problemas por balsas en la calzada, atranques en el alcantarillado e inundaciones en garajes. La situación ha vuelto a la normalidad a media tardes, tras varias horas de intenso trabajo de los efectivos del Parque de Bomberos, con apoyo de Policía Local.

Emergencias Sanitarias 112 ha recibido 22 avisos entre las tres y cuarto de la tarde y las cinco, todos ellos derivados de la tormenta de primera hora de la tarde, que ha dejado 22 litros por metro cuadrado. Después ha vuelto a llover, pero sin especiales incidencias. Así, la AEMET ha registrado 34,8 litros por metro cuadrado en el observatorio de Villafría durante toda la tarde.

Las principales incidencias se han registrado en Gamonal, G-3, G-9 y Capiscol; también ha habido problemas en Cortes y Villafría. Las llamadas a Emergencias estaban relacionadas con avisos por balsas en la calzada, arquetas que no tragaban agua, tuberías rotas o garajes y bajos inundados, lo que ha generado balsas de agua en calzadas, rotondas, túneles y zonas industriales como Pentasa.

Los bomberos se han dedicado en cuerpo y alma, con todos los efectivos disponibles en la calle, a solucionar los problemas derivados de la tromba de agua. Se han divido en tres dotaciones y han llegado, incluso, a realizar cuatro salidas simultáneas, más aparatosas que otra cosa, explican desde el Parque de Burgos.

La mayor parte de las intervenciones han tenido que ver con apertura de arquetas. Las tuberías, emisarios y colectores no han sido capaces de absorber todo el agua caída, lo que sumado a la suciedad retenida en las arquetas y alcantarillas ha ocasionado esas balsas de agua. El sistema de alcantarillado, en lugar de absorber la lluvia, la ha estado expulsando hasta que ha quedado limpio y con una carga de agua manejable.

Esta situación ha generado problemas puntuales en viviendas de Cortes, donde el agua ha salido por las tuberías de la ducha y la lavadora, hasta que se ha normalizado la situación. También se han desbordado sistemas de alcantarillado en garajes de la calle Conde Lucanor, por poner un par de ejemplos, si bien los bomberos apuntan que los achiques han sido mínimos, pues la cantidad de agua embalsada en los garajes no ha superado los 10 centímetros.

Asimismo, el Hospital Universitario de Burgos ha vuelto a tener problemas. Se han tenido que distribuir cubos para la recogida de agua de goteras por el interior del centro hospitalario, donde las inundaciones cada vez que llueve con cierta intensidad son habituales. A ello se suman los pésimos sistemas de desagüe en las canalizaciones de los aparcamientos, que se convierten en verdaderas 'cascadas' de agua, como las que han sufrido los trabajadores a su entrada o salida a mediodía.

El agua también ha estado presente en vías generales, como la BU-30 en el paso bajo la N-1, que siempre se llena de agua, lo mismo que calles como las avenidas Castilla y León, Islas Baleares, Islas Canarias o Juan Ramón Jiménez (y sus respectivos túneles). O en la N-1 en la Aduana, donde algunos vehículos se han quedado atascados en el agua, con medio metro de altura.