De urgencia en urgencia

De urgencia en urgencia
Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Pareciera, de un tiempo a esta parte, que vamos de urgencia en urgencia. Y valga el juego de palabras para expresar la más honda preocupación que un ciudadano puede mostrar ante el aluvión de problemáticas que asolan el sistema sanitario burgalés. Y es que, apenas terminamos de tapar una vía de agua y vemos cómo otra se abre, amenazando con hundir la embarcación a cámara lenta. Como el Titanic, pero más castizo.

A la falta de personal en el ámbito rural, la no cobertura de las bajas y las vacaciones de profesionales sanitarios, las caídas del sistema informático, el cierre estival de camas en el hospital o la millonaria factura del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), se ha venido a sumar ahora la crisis en las urgencias de Atención Primaria. Una crisis que ya se venía barruntando desde hace tiempo, pero que ha terminado de explotar este verano, con la decisión de que el Punto de Atención Continuada (PAC) de Gamonal esté gestionado exclusivamente por profesionales de Enfermería durante dos meses ante la falta de médicos.

La decisión ha generado polémica ciudadana y polvareda política, y ahora podría acabar en los tribunales. Los propios enfermeros han anunciado su intención de denunciar a la Gerencia de Atención Primaria si a partir del 1 de octubre se mantiene el PAC de Gamonal. No es que estén a favor o no de la unificación de las urgencias de Atención Primaria, es que directamente consideran que las instalaciones del centro de salud de Gamonal y las condiciones laborales no están a la altura. Y eso ya es algo más que un aviso a navegantes.

Sea como fuere, esta no es sino otra crisis más para la Consejería de Sanidad, que continúa apagando fuegos como buenamente puede a lo largo y ancho de la comunidad. Habrá que ver si alguno de ellos pasa de conato y acaba arrasando el vergel o se les controla antes de que se expandan. Pero para eso, hace falta capacidad de gestión y recursos a partes iguales.