Vecinos de las Huelgas continúan reclamando una solución para el suelo y el inmueble en ruinas

Carteles de los vecinos denunciando la situación de un inmueble de la calle Alfonso VIII junto a una señal de la Policía Local prohibiendo el aparcamiento durante este viernes con motivo de la fiesta del Curpillos./CC
Carteles de los vecinos denunciando la situación de un inmueble de la calle Alfonso VIII junto a una señal de la Policía Local prohibiendo el aparcamiento durante este viernes con motivo de la fiesta del Curpillos. / CC

Lamentan que las ratas entren y salgan del número 13 de la calle Alfonso VIII y el mal estado del pavimento

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Este viernes se celebra el día del Curpillos y muchas miradas se girarán hacía el monasterio de las Huelgas y sus calles aledañas, epicentro de la parte religiosa de la jornada. Al ser fiesta de guardar -tanto religiosa como civil (es fiesta local)- , los asistentes se pondrán, casi con total seguridad, sus vestidos y trajes más elegantes para ver el desfile del pendón de las Navas de Tolosa y los bailes de los danzantes y los gigantones de Burgos.

Más información

Pero varios vecinos del barrio continúan lamentando que la zona no pueda mostrar su mejor cara. Según explica alguno de ellos, el inmueble del número 13 de la calle Alfonso VIII, pese a sus peticiones y críticas, sigue en ruinas y el pavimiento está en mal estado. Más allá de la imagen que se puedan llevar los cientos de turistas que visitan el monasterio de las Huelgas, esta situación repercute diariamente en los residentes, ya que aseguran que entran y salen ratas del edificio en ruinas y que caminar por las aceras es muy incómodo.

Los vecinos se quejan del mal estado de la vivienda y del suelo. / CC

La indignación crece cuando este burgalés del barrio de Huelgas indica que el Ayuntamiento no hace nada, a su juicio, por evitarlo. «Dicen que vendieron la casa y que no pueden hacer nada, pero creo que tienen fórmulas legales para hacer que el propietario mantenga en condiciones el inmueble o para tirarlo y que desaparezcan las ratas», manifesta el vecino, que indica que ningún candidato a las elecciones municipales del 26 de mayo se pasó por allí «ni en campaña electoral».

Respecto al suelo, declara que desde el Consistorio no han apostado por reformarlo, ya que «Patrimonio lo permite». Más de 200 firmas así lo han solicitado, asegura este residente, que ha contado «cincuenta charcos cuando llueve» por la calle por la que este viernes pasará la procesión del Curpillos. Quizá no llueva y no aparezca el agua en el suelo, pero sí que verán los carteles colgados en la casa derruida denunciando la situación.

Temas

Burgos