Villímar inicia el camino hacia su renovación total

Villímar y sus proximidades, con las obras en San Cristóbal, se verán renovados/Gabriel de la Iglesia
Villímar y sus proximidades, con las obras en San Cristóbal, se verán renovados / Gabriel de la Iglesia

Arranca la segunda fase de mejora del barrio, que permitirá completar lo avanzado en la primera fase | La actuación abarcar 6.350 metros cuadrados con un presupuesto de 800.000 euros

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El barrio de Villímar retoma hoy las obras de remodelación y mejora con el inicio de la segunda fase de los trabajos, que permitirá completar los avances alcanzados con la primera. En esta ocasión, el Ayuntamiento abordará la renovación de 6.350 metros cuadrados, realizando una inversión de 800.000 euros. Cabe recordar que en la primera fase se mejoró el entorno de la parroquia de San Adrián Mártir y la zona de juegos, básicamente, el núcleo del pueblo.

En esta ocasión, los trabajos se centrarán en las calles Virgen del Pilar, Canalejas, San Timbia, Villafranca, Descalzos, Villatoro y Poza. En todas ellas se acometerán mejoras en calzada y acera, modificando los accesos. Además, está previsto que en las calles más estrechas y sinuosas se facilite la coexistencia entre el vehículo y el peatón, a través de la colocación de adoquines rojos y negros. De esta manera, se reduce la velocidad de circulación y se limita el acceso a estas zonas a los residentes.

Por otro lado, esta segunda fase acometerá la renovación de la red de servicios, mejorando los abastecimientos y las telecomunicaciones del barrio. Asimismo, se prevé la instalación de nuevas luminarias, bancos y aparca-bicis, que completarán una nueva cara de una zona que necesitaba actualizarse.

El presidente del Consejo de Villímar, Pedro Ortega, que se ha reunido esta mañana con el alcalde, Javier Lacalle, para conocer cómo se iban a desarrollar los trabajos en esta segunda fase de obras, ha reconocido que llevaban «bastante tiempo esperando esta segunda fase». Además, ha reconocido que «estamos contentos con lo que se haga».

Un símbolo del barrio

Al mismo tiempo, se están realizando trabajos de acondicionamiento en la antigua escuela del pueblo y que se utilizaba como sede de la Peña San Adrián. El estado de la cubierta era insostenible y dejaba que cayese el agua «a chorros» cuando llovía. Es por esto que, tratándose de símbolo para el barrio, se ha invertido en su recuperación como zona de encuentro de los vecinos.

Por último, Lacalle ha reconocido que estas segundas fases de mejora que se están acometiendo en varios barrios de la ciudad, como el de Villalonquéjar o el de La Ventilla, que retomará las obras una semana más tarde de la finalización de la Semana Santa, podrían tener continuidad.

«Por supuesto que sí», ha asegurado el primer edil a la pregunta sobre si se podría ejecutar una tercera fase de mejoras en estas zonas. Lo que está claro es que no será durante este mandato, que concluye en 2019, pero sí a partir de entonces.

Temas

Burgos
 

Fotos

Vídeos