El Burgos profundiza en su crisis

El Burgos fue incapaz de perforar la portería visitante. /GIT
El Burgos fue incapaz de perforar la portería visitante. / GIT

Un solitario gol de Silva es suficiente como para condenar a un Burgos incapaz de responder | El equipo fue despedido entre pitos y Mateo continúa en la cuerda floja

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Burgos no levanta cabeza. El conjunto blanquinegro profundizó hoy en la crisis en la que lleva inmerso dese principios de temporada y sumó una nueva derrota, en este caso en El Plantío frente al Coruxo tras un partido en el que el Burgos volvió a caer preso de sus propios errores y acabó despidiéndose de la grada entre pitos, abucheos y algún pañuelo al aire. Unas críticas que se centraron sobre el técnico, José Manuel Mateo, cuya continuidad a orillas del Arlanzón parece pender de un hilo.

Un solitario gol de Silva fue suficiente como para sentenciar un choque en el que el Burgos demostró nuevamente falta de intensidad durante los 90 minutos.

0 Burgos CF

Saizar; Aldalur, Julio Rico, Borda, Jaso; Goti , Beobide, Undabarrena (Adrián Cruz, min.55), Annor (Gabri, min.62); Rojano (Madrazo, min.62) y Cervero.

1 Coruxo FC

Alberto; Guille (Yebra, min.60), Javi Megía, Crespo, Sergio Rodríguez: Jacobo Tribo, Antón; Mateo, Fernando, Juanpa (Pitu, min.84); y Silva (Manu Justo, min.71).

GOles:
0-1, min.51: Silva.
Árbitro:
García Arriola (Comité vasco). Mostró cartulina amarilla a Undabarrena por el Burgos CF y a Guille y Crespo por el Coruxo FC.
Incidencias:
Partido correspondiente a la séptima jornada del Grupo I de la Segunda División B disputado en El Plantío ante unos 2.700 espectadores.

Afrontaba el choque el Burgos en una situación, cuanto menos, complicada. Cierto es que la temporada no ha hecho sino empezar, pero las sensaciones del conjunto blanquinegro estaban siendo muy negativas. Sin victorias en la pretemporada y con un exiguo bagaje de apenas una victoria y dos empates en las seis primeras jornadas, el triunfo hoy se antojaba necesario. De hecho, eran ya muchas las voces que ponían en cuestión la continuidad de José Manuel Mateo al frente de la nave burgalesa.

Inmerso en esa dinámica negativa, el Burgos recibía en su feudo a otro equipo necesitado como el Coruxo, que llegaba a El Plantío presentando unos guarismos prácticamente idénticos a los del cuadro blanquinegro. Sólo la diferencia de goles permitía al cuadro gallego superar en la clasificación al Burgos, por lo que el choque adquiría aún más trascendencia si cabe. Esa, de hecho, era la sensación que se respiraba, tanto en la grada, como en el césped.

A pesar de ello, el Burgos saltó al verde tranquilo, consciente de que atesora más calidad de la demostrada hasta ahora. Eso sí, Mateo cambió algunas fichas en su apuesta, dando entrada a Annor por la izquierda en detrimento de Madrazo. La presencia del extremo ghanés le aportó velocidad al ataque del Burgos, que desde el primer minuto se hizo dueño y señor de la pelota.

La intensidad en la presión de los hombres e Mateo dificultó la salida del balón al Coruxo, que en los primeros compases se mostró incapaz de hilvanar juego y superar las líneas del Burgos CF, que acumulaba hombres en la parcela de tres cuartos, pero sin llegar a meter miedo al rival más allá de algún tímido acercamiento y un par de saques de esquina que quedaron en nada.

A pesar de esa falta de profundidad, el Burgos controlaba el partido, anulando completamente la capacidad de creación del Coruxo, y no tardaría en lanzar el primer aviso. En el 17, el juez de línea anulaba por fuera de juego un gol de Rojano, que cabeceaba en el área un buen centro lateral. El propio ariete argentino probaba con otro cabezazo lejano en el 24 que se marchó muy desviado, y, en la jugada siguiente, el Coruxo firmaba su primer aceramiento de peligro real, con un disparo escorado de Mateo que también se marchó desviado.

Más información

A medida que avanzaba el cronómetro, el conjunto gallego intentaba desquitarse de la presión local y avanzar, pero en ningún momento llegó a sentirse del todo cómodo en esa faceta del juego, mientras el Burgos continuaba dominando la pelota a la espera de encontrar la ocasión definitiva.

Esta pudo llegar al filo del descanso con un gran disparo de Jaso, que cazó el balón en la esquina del área y probó con un lanzamiento cruzado que se estrelló en el lateral de la red.

Vuelven los fantasmas

El escenario del choque cambió radicalmente nada más regresar de vestuarios. Y es que, el Coruxo, en su primera gran ocasión, se adelantó en el marcador. En el minuto 51, Mateo ponía un gran balón desde la banda derecha ante el desmarque de Silva, que le ganaba la partida a Saizar en la salida y cabeceaba a gol.

El tanto del cuadro gallego cayó como un jarro de agua fría sobre la parroquia local, que veía cómo la historia comenzaba a repetirse. La resignación y los pitos regresaban a la grada y Mateo echaba un vistazo al banquillo, llamando a filas a Adrián Cruz, Gabri y Madrazo en sustitución de Undabarrena, Annor y Rojano. Pero los cambios no produjeron el efecto deseado, ni mucho menos.

Parte de la grada se mostró muy crítica con el equipo.
Parte de la grada se mostró muy crítica con el equipo. / GIT

Lejos de ello, el Burgos empezó a perder el norte frente a un Coruxo ordenado y con las ideas más claras. El cuadro gallego echó el cerrojo y se encomendó al contragolpe, una apuesta que a punto estuvo de servir para dictar sentencia. En el 68, Silva pillaba desprevenida a la zaga local y finalizaba un buen contragolpe con un disparo lejano que casi le cuesta un gran disgusto a Saizar. Apenas cuatro minutos después, y tras otra pérdida del Burgos en zona peligrosa, Mateo cazaba un balón en la frontal del área, se acomodaba y soltaba un disparo que se estrelló en el palo.

Los minutos pasaban y el Burgos no reaccionaba. Todo lo contrario. Parecía entrar en barrena ante un Coruxo que acabó jugando más y mejor, encerrando al conjunto local en su área en los últimos compases.

Quizá, la mejor noticia es que no llegara el segundo tanto gallego, pero ya daba igual. Los tres puntos volvían a voler de El Plantío y el Burgos se metía de lleno en puestos de descenso tras siete jornadas disputadas.

Habrá que ver si el Consejo de Administración del club toma alguna medida en los próximos días, pero lo cierto es que la afición se marchó muy enfadada de l estadio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos