El Burgos reacciona a tiempo en Vitoria

Imagen de archivo de El Plantío/CLR
Imagen de archivo de El Plantío / CLR

Los blanquinegros remontaron un partido que se les puso en contra en el minuto 12, con goles de Carlos Álvarez y Julio Rico | El jugador vitoriano Moreno acabó expulsado

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Justo a tiempo. El Burgos CF desplegó el paracaídas antes del impacto en Olaranbe, remontando el gol marcado por Regís en el minuto 12. Los de Patxi Salinas no fueron muy superiores, de hecho, en la primera mitad no supieron dominar a un equipo que se encuentra en puestos de descenso y que solo ha ganado dos partidos en lo que va de temporada. Sin embargo, en la segunda mitad, la versión de los blanquinegros sí fue claramente superior a la del CD Vitoria. Aun así, la falta de puntería hizo sufrir en exceso a un Burgos CF obligado a ganar para seguir en la zona alta de la clasificación.

Sin embargo, el poder superior del Burgos CF se hizo notar en el tramo final del encuentro. Primero, Carlos Álvarez empató el partido en el minuto 76, solo cinco minutos después de haber entrado en el campo. La faena la remató Julio Rico en el 86, cuando el CD Vitoria tenía un jugador menos, después de que Moreno fuese expulsado en el 81 por doble cartulina amarilla. El gol de Rico fue un alivio enorme para un equipo que recupera la senda de la victoria y sigue estando en la clase alta de la clasificación.

1 CD Vitoria

Cebriá; Cipetic, Julen López, Amelibia, Cristian Moreno; Ribeiro (Pastor, min.75), Escoruela (Martín, min. 59), Azkue, Obieta (Irazabal, min. 84); Regís y Lara.

2 Burgos CF

Saizar; Andrés, Eneko, Rico, Borda; Cusi (Beobide, min. 63), David Martín, Adrián Cruz, Iker; Adrián Hernández y Ramón Blázquez (Carlos Álvarez, min. 73).

Goles.
1-0: Regís (min. 12); 1-1: Carlos Álvarez (min. 78); 1-2: Rico (min. 86).
Árbitro.
Iglesias Gutiérrez (Colegio Cántabro) mostró tarjetas amarillas a David Carnero (min. 14), a Iker (min. 53), a Mikel Saizar (min. 66), a Borda (min. 73) y a Rico (min. 73), por parte del Burgos CF, y expulsó a Cristian Moreno por doble amarilla (min. 81) y amonestó a Cipetic (min. 50), a Julen López (min. 52) y a Obieta (min. 73), por parte del CD Vitoria.
incidencias
Partido correspondiente a la décimo sexta jornada del Grupo II de la Segunda División B disputado en el estadio de Olaranbe con una importante presencia de aficionados del Burgos CF.

El Burgos CF salió completamente frío a Olaranbe, que registraba una gran entrada para vivir un partido que, por proximidad geográfica, era muy esperado. Esa falta de temperatura de los jugadores blanquinegros fue contrastada por el conjunto vitoriano, que desde el inicio de partido mostró una actitud más dominante. No en vano, el Burgos, normalmente cómodo destruyendo juego, tardó cinco minutos en ofrecer la primera ocasión de peligro. Adrián Hernández lo intentó de cabeza, pero la zaga local rechazó el remate con contundencia.

Por su parte, el CD Vitoria estaba agrandado, no dando muestras de tratarse de un equipo en puestos de descenso y que sólo acumulaba dos victorias en 15 jornadas. Los hombres de Igor Gordobil estaban rondado la portería de Mikel Saizar y, en el minuto 10, una falta muy peligrosa de Rico a Azkue acabó convirtiéndose en gol, tras un rechace del meta burgalesista en primera instancia, que fue recogido por Luis Lara y centró al interior del área para que Regís rematase de cabeza sin oposición y adelantase a los suyos en el minuto 12 (1-0).

Mazazo en el bando del Burgos CF

Los visitantes, además de no ofrecer buenas sensaciones, se encontraba con un gol en contra a las primeras de cambio y les obligaba a una reacción contundente. Los de Patxi Salinas mantenían un perfil bajo que no hacía presagiar una más que necesaria reacción. En muchas ocasiones, el juego demasiado directo impedía a los blanquinegros templar el balón y dar muestras de esa superioridad técnica que se les presuponía.

Los minutos pasaban y el juego comenzaba a clarificarse para el Burgos CF. El paso adelante dado por los visitantes permitió ver más acercamientos a la portería defendida por Cebriá, que estaba casi inédito hasta el momento. En el minuto 28, Andrés consiguió internarse por banda derecha y centrar al segundo palo, donde Cusi, de cabeza, remató con dureza, pero Cebriá, en una rápida intervención, consiguió mandar el balón a saque de esquina.

Se iba animando el Burgos CF, que generaba más acciones de peligro, aunque no lo suficientemente claras. La mejor de todas ellas fue la que se produjo al filo del descanso, en el minuto 44, cuando nuevamente Cusi, solo en el punto de penalti, recogió un balón que no supo rematar con firmeza y acabó desaprovechando. Apenas cuatro minutos antes, Ramón Blázquez disfrutó de una ocasión similar, solo que en este caso lo hizo rodeado por la defensa local, que repelió su disparo.

Así las cosas, el árbitro señaló el final de la primera parte, con un marcador que momentáneamente le daba los tres puntos al CD Vitoria.

La remontada

Tras el pertinente descanso, el Burgos CF oxigenó sus ideas y arrancó la segunda parte con más decisión. A las primeras de cambio, Iker Hernández generó una gran ocasión tras robar el balón a la defensa local, pero le faltó puntería a su lanzamiento, que se marchó rozando el larguero.

El susto dado al CD Vitoria le sirvió a los de Gordobil para no olvidar que se estaban midiendo a un equipo en puestos de playoff, y mantener la cabeza fría en defensa, tratando de dejar las acciones ofensivas para cuando la oposición blanquinegra fuese menor. En este contexto, Ribeiro, que vio adelantado a Saizar, lo intentó desde el centro del campo, obligando al meta burgalesista a estirarse para evitar el gol. Tremendo susto en las filas de los de Patxi Salinas. El técnico vasco sustituyó a Cusi por Beobide, en busca de más poder ofensivo.

El juego se ensuciaba y las faltas se sucedían, dando paso a un carrusel de cartulinas amarillas. Nuevamente, Salinas optó por incluir hombres de refresco, reemplazando a Ramón Blázquez por Carlos Álvarez. El guaje dio la razón a su técnico a los cinco minutos de juego, empatando el partido tras controlar un pase al interior del área de Adrián Cruz, que remató Álvarez con todo (1-1).

Los visitantes habían hecho lo más difícil, empatar el partido y, con quince minutos por jugarse, podían terminar de dar la vuelta al marcador. El mejor momento del Burgos CF le costó a los locales quedarse con uno menos, después de que Moreno fuese expulsado por doble cartulina amarilla en el minuto 81. Todo estaba de cara para los blanquinegros, que lo intentaban en cada jugada, hasta que Julio Rico aprovechó un centro de David Martín, rematando a gol a pesar de estar completamente rodeado por defensas vitorianos, que no pudieron evitar ver como el Burgos CF daba la vuelta al partido en el minuto 86.

Sin mucho tiempo para la reacción de los locales, el Burgos CF mantuvo el control de un encuentro que tardó demasiado en tener a su favor, pero que supo llevar a su terreno y sumar los imprescindibles tres puntos.

La próxima jornada, el conjunto local se medirá al Baracaldo, en un partido que se disputará el domingo 3 de diciembre a las 12:00 horas.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos