Más de 111.800 castellanos y leoneses reconocen haberse hecho selfis mientras conducen

Un hombre habla por el teléfono móvil en el coche mientras conduce./CASIMIRO MORENO
Un hombre habla por el teléfono móvil en el coche mientras conduce. / CASIMIRO MORENO

La infracción por usar el móvil al volante acarrea una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

Cada año se producen casi 8.000 accidentes de tráfico con víctimas por el uso indebido del smartphone, en los que habrían muerto 390 personas, más del 20% del total de los fallecidos en carretera. Esta estimación, extraída de un estudio de la Fundación Línea Directa, coloca al móvil como una de las principales causas de mortalidad por accidente de tráfico en España.

«Aunque parezca increíble», señala el informe, más de 111.800 conductores castellanos y leoneses, el 8% de los consultados, reconocen haberse hecho selfis al volante, frente al 7% del conjunto del Estado. Pese a este alarmante dato, Castilla y León es una de las comunidades donde más conocimiento hay sobre las normas de uso del móvil en la conducción, aunque el 36% de los conductores de la comunidad admiten que las desconocen, cuatro puntos menos que la media nacional.

«Pese a las campañas de Tráfico, 13 millones de conductores (el 48,2%) admiten utilizar el móvil mientras conducen y unos 600.000 reconocen 'ser adictos al smartphone' y 'no poder dejar de mirarlo'. En Castilla y León el problema es parecido al resto de España, ya que el porcentaje de conductores que usan el móvil mientras conducen es del 48%, el mismo que la media nacional.

La Ley de Seguridad Vial considera infracción grave conducir mientras se utilizan teléfonos móviles, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación. También utilizar auriculares o cualquier otro dispositivo que afecte a la atención que requiere la conducción. Dichas infracciones se sancionan con una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos y Tráfico tiene previsto endurecer su tratamiento.

En los últimos cinco años, según el estudio de la Fundación Línea Directa en colaboración con el Instituto Universitario de Investigación de Tránsito y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS), se han impuesto casi un millón de sanciones por usar el móvil durante la conducción y se han perdido unos 2,8 millones de puntos en el carné de conducir.

Las conclusiones, extraídas de más de 1.700 entrevistas a conductores, aportan otro dato preocupante: a nivel nacional, 2,3 millones (el 9%) aseguran haber interactuado en las redes sociales mientras conducían y casi diez millones (37%) confiesan poner mensajes en WhatsApp cuando debían tener las manos en el volante y la atención en la carretera.

Salidas de vía y alcances traseros son los accidentes más frecuentes cuando se utiliza el móvil y están protagonizados, sobre todo, por conductores que viajan solos, en turismos (75%), al inicio y final de la semana laboral y en condiciones meteorológicas y de circulación buenas (91% y 66%, respectivamente). «Al ir distraídos con el móvil estos accidentes pueden ser de una gran violencia, ya que no hay capacidad para apreciar los obstáculos y no se ve venir el peligro», advierten.

Este hábito es más frecuente entre los jóvenes de 18 a 24 años que lo utilizan, sobre todo, en semáforos, atascos y cuando creen que «la vía es segura». Preguntados por la razón de usar y mirar el móvil mientras conducen, los españoles dicen que es para ver «si tienen algo urgente», seguida por «motivos laborales», por «costumbre» y por «aburrimiento».

En Castilla y León, a pesar de ser una de las comunidades con mayor conocimiento sobre el uso del móvil en la conducción, el 36% de los automovilistas -- ignora qué está permitido hacer con un smartphone cuando se conduce (solo utilizar el manos libres). A nivel nacional, casi 320.000 creen que está permitido hablar sin que el dispositivo esté en modo manos libres cuando se lleva el coche y el 80% desconoce las cuantías de las sanciones.