Entierran a la misionera burgalesa Inés Nieves Sancho asesinada en la República Centroafricana

Inés Nieves Sancho ABC/
Inés Nieves Sancho ABC

El Papa condena el «bárbaro asesinato» de la religiosa, que llevaba 23 años en el país

EL NORTEBurgos

La misionera burgalesa Inés Nieves Sancho fue encontrada muerta este lunes en la aldea de Nola, cerca de Berberati, al suroeste de República Centroafricana, según informó este martes L'Osservatore Romano. El cuerpo de la religiosa, de 77 años de edad, fue decapitado en un local donde la misionera enseñaba a las niñas a coser.

Más información

La monja, de origen burgalés, pertenecía a la pequeña comunidad local de la congregación francesa de las Hijas de Jesús de Massac y llevaba 23 años ayudando a las personas más desfavorecidas en el suroeste de este país. La noticia de su asesinato fue confirmada este martes a la Cadena Cope por el obispo de la diócesis de Bangassou, Juan José Aguirre.

Nieves Sancho, de 77 años, fue enterrada en el lugar donde prestaba servicio como misionera por deseo de sus familiares.

El Papa Francisco condenó el «bárbaro» asesinato. «Quiero recordar hoy con ustedes a la hermana Inés Nieves Sancho, de 77 años, educadora de niñas pobres durante décadas, asesinada de modo bárbaro en Centroáfrica en el mismo local donde enseñaba a coser a las niñas», declaró ayer el Pontífice durante la tradicional en la audiencia general de los miércoles. Francisco pidió a los numerosos fieles presentes en la plaza de San Pedro que oraran en silencio por la religiosa.

La República Centroafricana está desgarrada desde 2013 por una guerra que forzó a casi una cuarta parte de sus 4,5 millones de habitantes a huir de sus hogares. El gobierno de Bangui y 14 grupos armados que controlan una parte del país y se disputan el control de sus recursos firmaron en febrero pasado un acuerdo de paz que tarda en implementarse.

Las razones del brutal ataque aún se desconocen y nadie se había responsabilizado del crimen. Según una primera reconstrucción del asesinato, la hermana, que vivía sola, habría sido sorprendida la noche del domingo por un grupo de extraños que entraron en su habitación y la llevaron a los locales en los que impartía sus clases de costura, donde fue acuchillada y prácticamente decapitada.

Nieves Sancho, descrita por quienes la conocían como una mujer «pequeña, gentil y absolutamente pacífica», es la tercera persona con nacionalidad española que pierde la vida en los territorios de misión. El pasado 17 de mayo, el misionero salesiano Fernando Hernández, de 60 años de edad, fue asesinado en Bobo Dioulasso, Burkina Faso, por un antiguo cocinero de este centro.

Hace solo tres meses, otro misionero salesiano español, Antonio César Fernández, también fue asesinado en Burkina Faso. En esta ocasión el religioso recibió tres disparos durante un ataque yihadista a cuarenta kilómetros de la frontera sur del país.