La biomasa logra un volumen de negocio de 145 millones y genera 1.700 empleos en Castilla y León

Obras de la planta de biomasa agroforestal de Forestalia en Cubillos del Sil (León)./César Sánchez-IcalGráfico
Obras de la planta de biomasa agroforestal de Forestalia en Cubillos del Sil (León). / César Sánchez-Ical

Las estufas y calderas de biomasa evitaron la emisión de 870.615 toneladas de CO2, equivalente al a retirada de más de 580.000 vehículos de la circulación

EL NORTEValladolid

Aunque todavía de forma tímida, la biomasa continúa ganando terreno en Castilla y León, de manera que el sector cerró el año pasado con un volumen de negocio que alcanzó los 145,4 millones de euros, un 5% más que en 2017, y la creación de 1.694 puestos de trabajo de los 9.606 que tiene el sector en todo el territorio nacional, según el Informe Anual del Observatorio de la Biomasa elaborado por la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebiom).

Con estos datos, Castilla y León se posiciona en el segundo lugar más relevante a nivel nacional en lo que al negocio de la biomasa se refiere, tan solo por detrás de Andalucía, que el año pasado experimentó el mayor crecimiento nacional, de un 21,4%, hasta alcanzar una cifra de negocio de 177 millones de euros. En este caso, la Comunidad andaluza también lideró el número de puestos de trabajo acumulados durante el año, con un total de 1.945.

Además de en Andalucía y Castilla y León, el volumen de negocio de la biomasa creció el año pasado en otras cinco comunidades autónomas, la misma tendencia que experimentó a nivel nacional, donde aumentó un 1,7 por ciento hasta los 870 millones de euros de volumen de negocio. Tras Andalucía, el mayor aumento se dio en el caso de Baleares (19,3%), seguida de Cantabria (11,6%) o Comunidad Valenciana (10,7%).

Por el contrario, fueron once las comunidades en las que el negocio generado por la biomasa cayó respecto al año anterior. El principal descenso se dio en Navarra, con un 16,7%, seguido de Aragón (16,3%), La Rioja (14,4%), Murcia (13,3%) y Extremadura (12,5%).

Energía consumida

En número de empleos, Castilla y León también ocupa la segunda posición nacional, con un total de 1.694 empleos. La comunidad casi dobla a la tercera región más próspera en creación de puestos de trabajo dentro del sector, que es Cataluña (981), seguida de Castilla-La Mancha (794) o Galicia (665). Esta misma clasificación se sigue en el caso del número de equipos en funcionamiento, que encabeza Andalucía, con 78.205 (2.305,8 megavatios), seguida por Castilla y León, con 44.755 equipos (1.529,7 megavatios) o Cataluña, con 27.588 equipos (1.152,6 megavatios).

Al hacer alusión a la energía consumida, Castilla y León se posicionó como líder a nivel nacional, con 281.607 toneladas equivalentes de petróleo (un 7,2 por ciento más que el año anterior), seguida de Andalucía, con 183.400 toneladas equivalentes (un 10,6 por ciento más), y de Cataluña, con 151.475 toneladas (un 7,5 por ciento más).

Por último, según este mismo informe, Castilla y León también lideró la cantidad de emisiones reducidas gracias a las estufas y calderas de biomasa, que evitaron la emisión de 870.615 toneladas de CO2, el equivalente a 580.410 coches en circulación. Andalucía dejó de emitir 566.998 toneladas de dióxido de carbono, equivalente a 377.999 coches, mientras que en Cataluña se evito la emisión de 468.299 toneladas, es decir, similar a la circulación de 312.199 vehículos.

Sin prisa pero sin pausa

El presidente de Avebiom, Javier Díaz, reconoció a Ical que los datos «son buenos» en una comunidad que sigue «una tónica creciente» a la hora de copar espacio a los combustibles fósiles. Aunque estimó que se podría avanzar «más deprisa», se felicitó de que el crecimiento esté siendo «bastante bueno», algo que atribuyó al «enorme potencial» que tiene la Comunidad, donde se dispone de una climatología benévola, pero también una cantidad de biomasa «muy importante» y unas instalaciones de producción y transformación, tanto de pellets como de astillas, que son «punteras» a nivel nacional en calidad y en cantidad.

Díaz consideró que todas las provincias, en general, avanzan de forma notable en la instalación, aunque en recursos disponibles destacó los casos de León, Soria o Burgos, que son las que disponen de mayor cantidad de biomasa y que, por lo tanto, son «las más potentes» y donde se encuentran las industrias más importantes relacionadas con la materia.

El presidente de Avebiom destacó la existencia de tres fábricas de relevancia en Burgos, donde la fábrica de L'Oreal aporta la energía térmica que requiere la instalación, además de que desde ahí se extiende una red a instalaciones del polígono de Villalonquéjar, con lo que además de la producción de combustibles sólidos, permite trabajar en el consumo. En León puso de relieve las posibilidades con las que cuenta la provincia, que además está construyendo una instalación de generación eléctrica en Cubillos del Sil, que es «puntera y muy importante».

Empleo estable

Desde Avebiom se elogió el empleo creado en todo el país, que ascendió a unos 900 puestos de trabajo, un dato que «está muy bien» porque es superior al 15% respecto al año anterior. Además, Díaz evidenció que el sector está generó empleo «estable y de calidad» y cuenta con contratos indefinidos y a largo plazo. Esto hace que el ámbito de la biomasa sea visto en muchas zonas «como un sector realmente importante» para la recuperación de población en las zonas rurales.

Un evento en el que se aprecia claramente la «pujanza» del sector en España es la celebración de Expobiomasa, que se celebrará el próximo mes de septiembre, donde está previsto un elevado número de visitantes, de profesionales y la celebración de reuniones y operaciones que ponen de relieve que el de la biomasa es un sector «vivo, muy activo» y que cada día intenta «copar más terreno a los combustibles fósiles».

Mayor concienciación

Aunque en número de instalaciones destacan aquellas de carácter privado, las ubicadas en empresas suman más en su conjunto que lo particular. La conciencia parece cada vez mayor aunque las administraciones avanzan «en distinto grado», reconoció Díaz. La Junta de Castilla y León estimó hace años que se trataba de «un camino importante que había que seguir» porque tenía «multitud de ventajas» para una Comunidad que tiene más de cuatro millones de hectáreas forestales.

«Poner en valor la biomasa y conseguir la biomasa propia implica creación de empleo en esas zonas, mantener población en zonas rurales afectadas por despoblación y crear un tejido empresarial en torno a lo forestal relacionada con la biomasa, y eso la administración de Castilla y León lo ha entendido», elogió Díaz.

También hay ayuntamientos «grandes y pequeños» que apuestan por el ahorro que supone la puesta en marcha de estas instalaciones en sus edificios, aunque todavía hay quienes «no han dado el paso» porque tienen dudas. Ahí es donde incide Avebiom para dar «ese impulso» que «si viene desde las administraciones, es bien recibido por la población», recalcó Díaz, quien se refirió al «efecto tractor» de las administraciones como un impulso destacado en el sector.

Lo que está claro es que «nadie compra o pone en su casa lo que no conoce», y dado que el sector «no llega» a la posibilidad de difundir campañas en medios de comunicación, se sigue apostando por dar a conocer «las cosas que hacemos» y difundirlo mediante charlas. Aunque un medio realmente relevante ses «el boca a boca» porque «alguien que tiene una instalación de biomasa está encantado con ella y se lo cuenta a sus cercanos, y eso funciona muy bien también», sentenció.