La campaña de remolacha llega con un mes de retraso debido a las siembras tardías

Recolección de remolacha en la comarca de La Moraña, en Arévalo./Fran Jiménez
Recolección de remolacha en la comarca de La Moraña, en Arévalo. / Fran Jiménez

Acor comenzará la recepción el 22 de octubre y las fábricas de Miranda y Toro de Azucarera, en principio, un día después

S. G.Ciudad Rodrigo

En un año de siembras tardías como consecuencia de la lluvia, la recepción de remolacha en las fábricas de la región también comenzará con un mes de retraso con respecto a campañas anteriores.

«Salvo fuerza mayor, empezaremos el 22 de octubre a recibir remolacha», confirma Miguel Ángel Catalán, director del servicio agronómico de Acor. «Se sembró un mes o mes y medio después de lo habitual y aunque se ha ido recuperando parte del ciclo, sí notamos que está más retrasado».

Azucarera aún no da por cerrada una fecha pero el retraso es un hecho para ajustar el ciclo a las fábricas y «barajamos el 23 de octubre para Miranda y Toro y la segunda quincena de noviembre para La Bañeza», comenta Salomé Santos, directora del Área Agrícola de Azucarera. «El verano ha sido bastante óptimo en cuanto a condiciones meteorológicas con temperaturas suaves, más bajas de lo habitual y por lo tanto ha habido humedad y eso ha ayudado», añade.

Acor esta campaña han cerrado la contratación de 10.400 hectáreas y Azucarera suma 17.400

Ambos profesionales coinciden en problemas de cercospora, una enfermedad que afecta a las hojas de la remolacha y que se traduce en que «algunos agricultores lleven ya cuatro y cinco tratamientos», asegura Catalán, «donde más ha atacado ha sido a todo el Duero, parte de León y Palencia y si el ataque es muy severo provoca la muerte de la hoja y que la remolacha tienda a echar hoja nueva a costa de las reservas lo que retrasa más el ciclo».

En el caso de Acor, esta campaña han cerrado la contratación de 10.400 hectáreas, «algo hemos crecido porque hay una parte de La Bañeza que va a venir aquí pero también se ha quedado superficie sin sembrar por el encharcamiento». Azucarera suma 17.400 hectáreas y su intención es llegar hasta las 20.000, «no se trata de crecer de golpe, vamos como hormiguitas ganando confianza», indica Santos.

42 euros las tonelada

La representante de Azucarera defiende con vehemencia que la remolacha «sí es un cultivo por el que hay que seguir apostando», eso sí, a pesar de que «los precios del azúcar están en los niveles históricamente más bajos» y aclara: «Estamos ante la tormenta perfecta y el zarpazo de la crisis de precios del azúcar afecta a toda Europa, no es un problema ni de Acor ni de Azucarera, es del sector azucarero».

En este segundo año bajo el régimen de liberalización de cuotas, el precio de la remolacha está garantizado, en virtud del acuerdo marco interprofesional, hasta 2020, moviéndose en el baremo de los 42 euros la tonelada. El consejo en estos momentos para el agricultor es que «mantenga la humedad y que a la planta no le falte agua hasta el arranque», concluye Catalán.