Carta del director

«El falso mito de que la desintermediación de periodistas y medios de comunicación garantiza la igualdad y la transparencia frente a supuestos controles impuestos por los modelos de vertebración social tradicionales es lo que primero camufla, paradójicamente, las noticias falsas, las mentiras y la desinformación»

Ángel Ortiz
ÁNGEL ORTIZ

Los periodistas de El Norte de Castilla hemos protagonizado las últimas semanas una campaña de comunicación armada en torno a un mensaje: 'Damos la cara por ti'. Durante un tiempo, hemos abandonado el principio de que el informador no debe ser protagonista. Lo hemos hecho para plasmar, mediante ejemplos, algunos de los principios que inspiran y ordenan nuestro día a día: el rigor profesional, la búsqueda incansable de la verdad, la autonomía editorial o una férrea defensa del derecho a la información de los lectores.

Nuestra labor, indispensable para el normal funcionamiento de cualquier democracia, se hace cada vez más ardua por muchas causas: económicas, culturales y principalmente tecnológicas. Sin embargo, lo más preocupante es que un ecosistema digital global, de pocos actores multinacionales que operan en régimen de casi monopolio, acaba haciendo ese valor imperceptible para el público. Hasta el punto de que no es infrecuente escuchar, incluso por boca de personas a priori cultivadas y con criterio, que un ciudadano ya está convenientemente informado con el mero consumo de redes, blogs o mensajes directos de las propias fuentes (ya sean empresariales, institucionales, políticas o de otro tipo).

El falso mito de que la desintermediación de periodistas y medios de comunicación garantiza la igualdad y la transparencia frente a supuestos controles impuestos por los modelos de vertebración social tradicionales es lo que primero camufla, paradójicamente, las noticias falsas, las mentiras y la desinformación. El buen periodismo, vigilante, es la mejor garantía para combatirlas.

«El Norte de Castilla lleva 165 años sirviendo a la sociedad castellana y leonesa dando la cara en defensa de un periodismo local responsable, comprometido y al mismo tiempo universal. También cuando cometemos errores»

Un lector habitual de prensa es un ciudadano habituado a situarse en la piel de sus vecinos, capaz de interesarse por problemas colectivos; uno que todos los días, al menos durante unos minutos, se desprende de sus intereses personales para empatizar y solidarizarsecon el prójimo. Es un ciudadano exigente, formado, con espíritu crítico. Sin embargo, no parece fácil asegurar lo mismo de un consumidor de mensajes virales y opiniones o datos procedentes de decenas de fuentes, las más de las veces anónimas, en esos torrentes de distracción y trivialidades en que acaban convertidas las redes digitales. Con más frecuencia de lo deseable, ese lector de regate corto y disperso acaba siendo carne de cañón de falacias, demagogias y populismos. E incapaz de comprender realidades complejas.

El Norte de Castilla lleva 165 años sirviendo a la sociedad castellana y leonesa dando la cara en defensa de un periodismo local responsable, comprometido y al mismo tiempo universal. También cuando cometemos errores. Es lo que nos ha hecho líderes indiscutibles durante tantos años en los kioscos y, con mucha más potencia aún, en internet.

«En las próximas semanas daremos un salto significativo en el servicio digital que ofrecemos 24 horas, 365 días al año, a través de nuestra edición web»

Pero no es suficiente. En las próximas semanas daremos un salto significativo en el servicio digital que ofrecemos 24 horas, 365 días al año, a través de nuestra edición web. Pretendemos seguir respondiendo con solvencia a las demandas de nuestros lectores y anunciantes, mantener el nivel de calidad, innovación y actualización al que estamos obligados como referencia periodística ineludible en la comunidad. Somos periodistas de oficio, vocacionales, con nombres y apellidos, convencidos de que nuestra audiencia valora como nosotros, como ha hecho siempre por otra parte, la evolución que viene experimentado elnortedecastilla.es.

Gracias por su fidelidad. Gracias por acompañarnos y ayudarnos en la difícil tarea de configurar, con periodismo de calidad, una opinión pública sólida, formada e independiente. Libre.