Castilla y León distribuirá 1,39 millones de kilos de alimentos entre personas desfavorecidas

Salgueiro ha visitado los almacenes de Cruz Roja en Burgos/PCR
Salgueiro ha visitado los almacenes de Cruz Roja en Burgos / PCR

La comunidad recibe la tercera fase del programa de ayuda estatal, de la que se beneficiarán 58.239 personas/ En Burgos se repartirán 6.092 kilos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

De la mano de la Federación del Banco de Alimentos y Cruz Roja, el Gobierno central distribuirá en Castilla y León 1,39 millones de kilos de alimentos entre personas en situación económica desfavorecida. La delegada del Gobierno en la región, María José Salgueiro, ha visitado el almacén de alimentos de Cruz Roja Burgos, para dar a conocer los datos de la tercera fase del programa de ayudas estatal, que en 2017 ha distribuido 3,67 millones de kilos, valorados en 3,5 millones de euros.

Salgueiro ha recordado que el programa estatal consta de tres fases, en junio, octubre y marzo. En la última, que arranca ahora, los alimentos «básicos y de calidad» llegarán a 58.293 ciudadanos, cuyas necesidades están acreditadas por los correspondientes informes de los servicios sociales, ha insistido la delegada. «El sistema está perfectamente establecido y va a las personas que más lo necesitan», a través de las 454 entidades asociadas al Banco de Alimentos y a Cruz Roja.

Del total de 1,39 millones de kilos que se repartirán con la tercera fase, 159.692 kilos corresponderán a la provincia burgalesa, donde se beneficiarán del programa 6.092 personas. En 2017, se repartieron 319.000 kilos en Burgos, la mitad por parte de Cruz Roja y la otra mitad por el Banco de Alimentos. José Varela, presidente de Cruz Roja Castilla y León, ha explicado que los alimentos que se repartan, además de tener una gran calidad, son nutritivos para todos los miembros de la familia, pues se incluyen productos para niños pequeños y bebés.

Se suelen repartir aceite de oliva, arroz blanco, cacao soluble, cereales infantiles, conservas, legumbres, galletas, leche infantil, pasta o tarritos infantiles, entre otros. Productos que, en muchos casos, no llegan a los bancos de alimentos, o lo hacen en menor medida. El programa se completa con un labor de acompañamiento a las personas beneficiarias, de ayuda en la búsqueda de empleo, de orientación a programas de ayuda y asistencia social. Y, sobre todo, se protege al máxio su intimidad, para que la recepción de esa ayuda sea haga en condiciones dignas.

 

Fotos

Vídeos