Cuando Castilla y León quiso celebrar su fiesta el día de San Valerio

Un santo nacido en Astorga en el siglo VII estuvo a punto de vencer en otro 'asalto' a los comuneros que perdieron la batalla de Villalar y conmemorar en su día la fiesta de la comunidad

Sonia Quintana
SONIA QUINTANA
Aquel 23 de abril de 1521
1

Aquel 23 de abril de 1521

La de Villalar no fue una batalla de dimensiones épicas, pero marcó de manera significativa el devenir de España, ya que supuso el principio del fin de la Guerra de las Comunidades de Castilla; un conflicto que tuvo en jaque al ejército del Rey Carlos I durante más de un año. Tras no obtener resultados políticos, los comuneros se decidieron a entablar batalla bajo la dirección de Juan de Padilla.

«Mientes tú y aún quien te manda decir»
2

«Mientes tú y aún quien te manda decir»

Tras la derrota en Villalar, Juan de Padilla (Toledo, 1490) y los otros dos líderes comuneros, Juan Bravo (Atienza, Guadalajara, 1483) y Francisco Maldonado (Salamanca, 1480), fueron decapitados. Antes de ser ajusticiados protagonizaron la siguiente anécdota: «Como Juan Bravo oyó decir (…) que los degollaban por traidores, volvióse al pregonero verdugo y díjole: 'Mientes tú y aún quien te manda decir; traidores no, más celosos del bien público si, y defensores de la libertad del reino'. (...)

El día de San Valerio
3

El día de San Valerio

En 1983 se realizó una encuesta para saber la opinión de los ciudadanos, ofreciéndoles fechas alternativas para celebrar el Día de Castilla y León. La muestra ofreció el siguiente resultado: frente al 15% que se negaba a emitir su opinión, un 24,5% optaba por el 23 de abril como fiesta oficial; el 25,9% se decantaba por el 25 de febrero, fecha en que se aprobó el Estatuto; el 21,7%, por el 12 de octubre (Día de la Hispanidad), y un 9,9% prefería el 30 de mayo, festividad de San Fernando. El 25 de febrero, San Valerio (Santa Aldetrudis y San Néstor de Magido) fue la fecha más votada.

Una fiesta oficial, 465 años después
4

Una fiesta oficial, 465 años después

No fue hasta abril de 1986, en los albores del 465 aniversario de la revuelta comunera; cuando se debatió en las Cortes el proyecto de Ley que fijaba el 23 de abril como fiesta oficial de Castilla y León. Se aprobó por 41 votos a favor (los del grupo socialista más el del independiente José M. Hernández), 36 en contra (los de Alianza Popular) y 4 abstenciones (grupo mixto). Finalmente, la Ley 3/1986, aprobada el 17 de abril, y publicada al día siguiente en el Boletín Oficial de Castilla y León, señala en su artículo único que «se establece como fiesta a todos los efectos en el territorio de la Comunidad de Castilla y León el día 23 de abril de cada año».

Quince años de fiesta itinerante
5

Quince años de fiesta itinerante

José María Aznar, presidente de la Junta desde junio de 1987 a septiembre de 1989, decidió celebrar la fiesta de la comunidad con carácter itinerante. Así, en 1988, por ejemplo, el Día de la Comunidad se celebró en el convento abulense de Santo Tomás. El Teatro Principal de Zamora, el monasterio palentino de San Pablo, el Teatro Juan Bravo de Segovia, el Convento salmantino de San Esteban, el Hospital del Rey burgalés, la Concatedral de San Pedro en Soria, el Monasterio de Prado de Valladolid y el Hostal leonés de San Marcos. Así hasta 1997.

Una batalla narrada a ritmo de heavy metal
6

Una batalla narrada a ritmo de heavy metal

En 2006 la banda segoviana de heavy metal Lujuria sacó a la venta su sexto álbum de estudio '...Y la yesca arderá', cuyas letras están inspiradas en los versos de 'Los Comuneros', de Luis López Álvarez, libro en el que el autor berciano narra la Guerra de las Comunidades de Castilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos